¿Qué necesita comer nuestro perro en verano?

En muchos seres vivos las altas temperaturas provocan una ralentización del metabolismo, que se traduce en una menor ingesta de alimentos. En verano nuestros perros necesitan suficiente agua para mantenerse hidratados y que sin cambiar su dieta totalmente sí que establezcamos algunas modificaciones en los hábitos y costumbres.

PERRO EN VERANO

Como nos sucede a nosotros las altas temperatura veraniegas también afectan a las mascotas provocando en ellas los lógicos cambios de comportamiento y de hábitos. En la época que se avecina los animales, tanto perros como gatos, suelen dedicar más tiempo a permanecer en situación de descanso, sobre todo en las horas de mayor calor, y a mostrar una menor sensación de hambre.

Esta disminución en la ingesta de alimentos no debe preocuparnos, puesto que los animales saben dosificarse en función de sus necesidades, pero si deberemos estar pendientes de que las necesidades energéticas estén cubiertas al tiempo que sin realizar cambios drásticos en la dieta habitual modifiquemos costumbres y añadamos algunos alimentos más acordes con los calurosos tiempos que corren.

En verano es aconsejable que las tomas diarias de alimento se realicen durante las horas más frescas del día, por ejemplo al amanecer o a la caída del sol, una decisión que contribuirá a una mejor alimentación y digestión. Otra buena opción es repartir las tomas a lo largo del día con el objetivo de que las porciones sean más pequeñas y regulares.

Importante con altas temperaturas es que nuestra mascota tenga siempre disponible agua fresca y limpia, porque la deshidratación es un riesgo que no debemos correr. El agua nunca estará excesivamente fría, porque su ingesta podría provocar problemas gastrointestinales. Las necesidades de agua de un perro en circunstancias ambientales normales están en unos 70 mm por cada kilogramo de peso, un volumen que deberemos incrementar a medida que suba la temperatura.

Cuando salgamos de casa siempre deberemos dejar un segundo recipiente, además del habitual, con agua extra, y al salir de paseo es aconsejable llevar también una botella de agua. En zonas de playa es necesario advertir que el agua de mar suele provocar vómitos en los perros que la ingieren.

Un buen consejo relacionado con la alimentación en verano tiene que ver con la posibilidad de ofrecer a nuestro perro alimento húmedo, rico en agua, como un extra en su dieta, y otro truco puede ser agregar al alimento seco un poco de yogur natural sin azúcar y si es posible sin lactosa.

Finalmente, tendremos que tener mucho cuidado a la hora de ofrecer a nuestras mascotas frutas y verduras, porque aunque sean productos naturales en algunos casos contienen mucho azúcar y es necesario limitar su ingesta.

seguro para perro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *