Sarna en caballos: Tipos, cómo prevenirla y tratarla

Todos los animales, incluso los seres humanos, pueden padecer sarna, una infección parasitaria que viene provocada por un ácaro que ataca la piel de los ejemplares afectados y que deriva en lesiones que producen abundante picor. La prevención veterinaria y la limpieza rigurosa de animales e instalaciones son las mejores armas contra la sarna equina.

SARNA EN CABALLOS

Los caballos y en general todos los animales pueden padecer sarna, una infección muy contagiosa que viene producida por un ácaro del género arácnido que habita en la piel, incluso de los seres humanos, y que causa lesiones más o menos profundas en la epidermis provocando abundante picor en los caballos afectados.

Desde un punto de vista general existen diferentes tipos de sarna. En unos casos los parásitos excavan túneles en la piel y en otros simplemente “explotan” las células y secreciones más superficiales, para lo cual tienen que realizar un efecto “raspado”.

La mejor prevención contra la aparición de la sarna es la limpieza escrupulosa de los animales y de las instalaciones, el control veterinario periódico y siempre tener la prudencia de no mezclar caballos recién llegados sin que antes hayan sido sometidos a un periodo de observación.

Tipos de sarna equina

En el caso concreto de los caballos podemos distinguir tres tipos de sarna:

Sarna sarcóptica

Está producida por el ácaro “sarcoptes equi”, muy conocido porque puede suele infestar también a animales domésticos y a seres humanos, aunque este tipo es específico de los equinos. Se caracteriza por producir un intenso picor y comienza afectando a las zonas de la cabeza, cuello, grupa y lomo para posteriormente extenderse al resto del cuerpo. Ese tipo de sarna produce pequeños bultos sobre la piel y alopecias. Si se deja progresar la enfermedad el caballo puede mostrar apatía y anorexia.

Sarna de los pies o corióptica

Está producida por el ácaro “chorioptes equi” y se caracteriza por presentar molestias características en las patas, sobre todo en los cascos y en los cuartos traseros, que provocan que los caballos golpeen el suelo con frecuencia en un intento de librarse del picor. Es de avance más lento y puede permanecer tiempo reducida a una única extremidad.

Sarna psoróptica

Está causada por el parásito “psoroptes equi” y ataca zonas de pelo más largo o áreas de articulaciones. Suele encontrarse en nuca, axilas o ingles y como el resto de sarnas produce abundante picor.

CABALLO CON SARNA

Cuáles son los síntomas

Cuando un animal está afectado de sarna los síntomas suelen ser fácilmente detectables a simple vista, porque en las zonas de la piel donde actúa el ácaro suele aparecer “prurito” (enrojecimiento y cierta hinchazón) como resultado de la propia acción del parásito y de las infecciones secundarias que se aprovechan de las circunstancias.

También es frecuente que se produzca “alopecia” (pérdida de pelo) en áreas más o menos extensas y que viene producida por la acción del parásito. En los casos más avanzados el caballo puede llegar a presentar costras y heridas provocadas por el raspado constante, junto a debilidad, apatía y anorexia.

Cuál es el tratamiento

El diagnóstico veterinario se realiza mediante la observación directa del parásito al microscopio, prueba para la que previamente el especialista habrá tomado una muestra de la piel del animal afectado.

Una vez identificado el tipo de ácaro causante de la sarna, y siempre bajo supervisión veterinaria, se prescribirá un tratamiento específico que suele consistir en desparasitadores acaricidas de uso tópico u oral.

Aunque en pocos días podamos apreciar signos de mejoría hay que asegurarse de cumplir el tratamiento hasta su finalización con el objetivo de erradicar por completo la parasitosis. En algunos casos pueden ser necesarios fármacos para tratar las infecciones secundarias.

Por supuesto, si hay que aplicar lociones o champús debemos asegurarnos de que penetren bien en la piel y para ello procederemos a cortar el pelo si fuera necesario.

Desinfección total

Simultáneamente al tratamiento veterinario deberemos desinfectar el establo y todos los utensilios, silla de montar incluida, para eliminar el ácaro del ambiente ya que el contagio se produce por contacto directo, de forma que impidamos que los animales puedan infestarse de nuevo.

También nosotros mismos deberemos lavarnos bien las manos después de manipular a los caballos afectados. La sarna suele ser muy contagiosa y por ello es crucial mantener las medidas preventivas aconsejadas por los veterinarios y no saltarse ninguna revisión, desparasitación, vacunación, etc.

Saber más sobre caballos según su raza

American Quarter HorseCaballo Frisón
Caballo AndaluzCaballo Garrano
Caballo AppaloosaGypsy Vanner
Caballo ÁrabeCaballo Hannoveriano
Caballo AsturcónCaballo Lusitano
Caballo AztecaCaballo Mallorquín
Caballo BretónCaballo Monchino
Caballo CamarguésCaballo Mustang
Caballo CartujanoCaballo Percherón
Caballo ClydesdaleCaballo Pinto
Caballo ConnemaraCaballo Pura Sangre Inglés
Caballo ExmoorCaballo Shetland
Caballo FalabellaCaballo Shire
Caballo Fiordo NoruegoCaballo Welsh
seguro para caballos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *