Seguros para Vehículos Clásicos: ¿Qué cubren? ¿Son baratos?

Tengo un coche antiguo, ¿Cómo puedo asegurarlo? ¿Qué coberturas existen? Éstas y algunas preguntas más son las que rondan nuestra cabeza antes de contratar un seguro de coches clásicos. Te damos respuesta a las cuestiones que debes conocer.

Un coche clásico circulando por la cuidad de Sevilla.

¿Mi vehículo es clásico?

El primer paso que tenemos que dar es asegurarnos de que nuestro vehículo pertenece a la categoría de clásico y no confundirlo con uno que sea antiguo o viejo.

Requisitos que debe cumplir un vehículo para considerarse clásico

Los vehículos considerados como clásicos deben tener al menos uno de los siguientes requisitos:

  • Tener una antigüedad mínima de 30 años a partir de su fecha de fabricación. Un coche con 20 años está catalogado como antiguo y no como clásico.
  • Estar incluidos en el Inventario General de Bienes Muebles del Patrimonio Histórico, los declarados bienes de interés cultural o aquellos que han pertenecido a alguna personalidad relevante o que han intervenido en algún acontecimiento de trascendencia histórica.
  • Ser un vehículo de colección, es decir, aquellos vehículos que por sus características especiales, por su escasez o por cualquier otra circunstancia especial tengan esta consideración.
Seguros para vehículos clásicos.

¿Es obligatorio contratar una póliza para vehículos clásicos?

Al igual que todos los demás vehículos, los clásicos deben estar obligatoriamente asegurados por ley aunque su uso sea reducido o esté parado en el garaje.

Muchos os preguntareis porqué debéis asegurar vuestro vehículo clásico si no lo usáis, está parado en vuestro garaje y no pensáis sacarlo a circular. Pero… ¿y si sufre un robo?

Nuestras casas también están aseguradas contra riesgos tales como robos, accidentes o eventualidades varias, y nuestro vehículo clásico no es menos por varias razones.

Por qué contratar un seguro para vehículos clásicos

Las principales razones por las que debemos plantearnos contratar un seguro para vehículos clásicos son las siguientes:

Su valor económico

Estamos hablando de coches, motos o furgonetas que se revalorizan con el paso del tiempo y que por ello su valor es alto. No podemos compararlo con el valor que pueda tener un coche viejo, que será mínimo y por ello lo descuidamos y no lo tratamos igual que si de un coche nuevo se tratara, o un clásico, que lo mimaremos más que incluso a uno nuevo.

El robo

Esta causa es uno de los males comunes que persiguen a los clásicos. Ladrones y delincuentes se sienten muy atraídos por estos vehículos por lo que lo mínimo que podemos hacer es contratar un seguro e intentar añadir algún sistema de seguridad extra como alarmas o vídeo vigilancia.

La conservación y el mantenimiento

Un punto muy importante. El mantenimiento de este tipo de vehículos para nada tiene que ver con otro cualquiera. Las piezas ya no se fabrican y es muy difícil encontrarlas, además de que precisan de mano de obra muy especializada. Pero la conservación es uno de los factores que afecta directamente al valor de nuestro vehículo, por lo que si queremos que siga revalorizándose con el paso del tiempo, debemos mantenerlo en unas condiciones óptimas.

La exposición a diferentes riesgos

Las eventualidades varias que puedan ocurrir, son las mismas que para cualquier vehículo independientemente del uso que se le dé. Si circulamos con nuestro clásico podemos sufrir cualquier accidente, golpe, etc. Si en cambio lo tenemos en alguna exposición o aunque esté guardado y protegido en nuestro garaje, los riesgos aún existen. Humedad, exceso de calor, inundación o incendio son algunos de los riesgos que tendremos que asumir de no contar con un seguro que se haga cargo.

Un coche clásico en mal estado.

 ¿Qué requisitos hay para contratar un seguro para vehículos clásicos?

Las condiciones de contratación dependerán de cada compañía. No obstante, las exigencias básicas y las más comunes de las aseguradoras son las siguientes:

  • Límite de kilómetros. Se impone un tope de distancia anual recorrida por el vehículo. El límite suele situarse en torno a los 5.000 kilómetros al año.
  • Edad del conductor. La edad mínima del conductor para asegurar un coche clásico es de 25 años.
  • Antigüedad del carnet de conducir. Las compañías excluyen a todos aquellos conductores que lleven menos de dos años con el permiso de conducir.
  • Vehículo guardado en garaje. Es una condición que no todas las aseguradoras exigen.
  • Disponer de otro vehículo de uso habitual. Algunas compañías reclaman tener un coche habitual para percatarse de que el uso del vehículo clásico va a ser reducido.

Coberturas de las pólizas para vehículos clásicos

Las coberturas de los seguros para vehículos clásicos se adaptan a las necesidades de cada conductor. Podemos elegir entre varias alternativas, aunque dependiendo de la compañía y del producto a asegurar (coche, moto o furgoneta clásica), las condiciones variarán.

Vamos a ver algunas de las opciones más comunes de la mayor parte de las aseguradoras:

Seguro a terceros

Un seguro a terceros, donde entran las coberturas básicas de Responsabilidad Civil de suscripción obligatoria y voluntaria, la protección jurídica y los accidentes del conductor, en el caso de coches clásicos, con un límite que variará en función de la compañía.

Seguro a terceros con asistencia en viaje

Un seguro a terceros con asistencia en viaje. En esta opción las coberturas son exactamente las mismas que en el caso anterior, pero además incluye la asistencia en viaje.

Seguro a terceros con asistencia y lunas

Un seguro a terceros con asistencia y lunas. Esta es la última opción y la más completa, incluye, además de todo lo mencionado en las opciones anteriores, la rotura de lunas. Esta opción no está disponible para motos clásicas, como es lógico, debido a su carencia de lunas.

Como es normal, dependiendo de las coberturas que recoja el seguro de vehículo clásico, el precio será mayor o menor.

Como hemos dicho anteriormente, existen diferencias en las coberturas dependiendo de la compañía con la que queramos contratar nuestro seguro. Una de esas diferencias está en la cobertura de accidentes del conductor. Veamos un ejemplo con una aseguradora en concreto. La compañía Asegrup cubre los accidentes del conductor, cuando éste es el responsable del accidente (en caso contrario es la compañía del otro vehículo quien se hace cargo de los gastos ocasionados), con un límite de hasta 18.000€ en coches y de hasta 8.000€ en motos clásicas.

La recomendación general para este tipo de vehículos es la contratación de un seguro con las máximas coberturas posibles debido al gran coste que tienen las reparaciones de los vehículos clásicos. También hay que tener en cuenta que estos coches, motos o furgonetas adquieren su estatus gracias a su conservación, por lo que cuantas más coberturas tenga el seguro contratado mejor conservado estará nuestro vehículo y como consecuencia, su valor será mayor.

Una furgoneta clásica Volkswagen.

Seguros para conductores ¿Me cubre en caso de accidente?

Pues todo depende de la compañía que elijas a la hora de contratar tu seguro y del vehículo a asegurar, pues no es lo mismo asegurar una motocicleta que un coche o una furgoneta.

En el caso de que nuestro vehículo sea un coche o furgoneta clásica, con cualquiera de las tres alternativas de seguro de las que hemos hablado antes, el conductor estará asegurado, incluyendo el fallecimiento, validez y asistencia médica. Si eres el conductor de un coche clásico y tienes un accidente en el que sufres daños físicos, siendo tú el causante, el seguro se hará cargo de tus gastos por un importe límite que variará en función de la compañía.

Sin embargo, si tenemos una moto clásica la cosa cambia. Algunas aseguradoras no incluyen en sus coberturas los accidentes del conductor, ya que el riesgo de sufrir lesiones en un accidente de moto es demasiado alto. No obstante, claro que hay aseguradoras que disponen de esta cobertura. Como hemos mencionado en el ejemplo anterior, la compañía Asegrup tiene una cobertura para accidentes del conductor con un límite de hasta 8.000€. Eso sí, la cantidad es bastante inferior a la del caso de los coches clásicos, debido al riesgo.

En ambos casos, tanto si se trata de un coche o una moto clásica, si la persona afectada en el accidente es la ocupante del vehículo contrario, también nuestro seguro de vehículos clásicos se hará cargo de todos los daños físicos y materiales debido a su cláusula de Responsabilidad Civil Obligatoria establecida por ley y con la que debe contar cualquier seguro.

Si por el contrario, tienes un accidente pero el causante no eres tú, sino el conductor del vehículo contrario, en este caso será el seguro del otro vehículo el que se haga cargo de todos los gastos ocasionados.

El seguro para vehículos clásicos es más barato

El precio es la diferencia primordial que existe entre un seguro para un vehículo clásico que para uno que no lo es.

Los seguros de vehículos clásicos, por norma general, suelen ser más baratos que los seguros estándares que se aplican a los coches, motos y furgonetas que no se consideran clásicos. Si por ejemplo tenemos un coche clásico con fecha de matriculación anterior a 1972, el precio de nuestro seguro será menor que si nuestro coche es de 1992. Aunque ambos sean considerados coches clásicos, a mayor edad menor será el precio del seguro.

A través del comparador específico de seguros para vehículos clásicos puedes comprobar las coberturas que más se ajusten a tus necesidades y asegurar los daños causados a terceros desde 50 euros en los coches y furgonetas, y 40 euros en las motos.

Los seguros para vehículos clásicos que se pueden contratar desde el comparador de Terránea son ofrecidos por las principales compañías que operan en este ramo en nuestro país. Entre ellas PATRIA HISPANA, HELVETIA y ASEGRUP.

¿Por qué el seguro para vehículos clásicos es más barato que uno estándar?

Las condiciones de contratación son fijas e inamovibles y son estas las garantías a las que se acoge la aseguradora y por las cuales es posible poner un precio menor en estos seguros para vehículos clásicos.

La principal es la de no recorrer más de 5.000 kilómetros al año. Esto supone hacer como máximo unos 13 kilómetros al día o 416 kilómetros al mes, con lo cual no podemos irnos muy lejos ni coger nuestro clásico todos los días.

¿Porqué se pone este límite? Limitando el kilometraje se aseguran de que nuestro clásico no será rodado en exceso y esto también equivale a una menor exposición en carretera, y en consecuencia, menos probabilidades de sufrir un accidente. En esta vida todo es estadística.

¿Porqué nuestro vehículo clásico debe dormir en garaje cerrado? Pues volvemos al punto anterior: probabilidad. Si el vehículo duerme bajo techo el desgaste sufrido es menor, al igual que la exposición a robos, golpes y demás eventualidades.

Ventajas de tener un vehículo clásico

Además de obtener un precio más económico en el seguro, los vehículos clásicos gozan de más ventajas. Una de ellas es que están exentos de pagar el Impuesto de Circulación que tan de sorpresa nos pilla todos los años. Otra, es que son los únicos vehículos que se revalorizan con el paso de los años.

Ejemplo de vehículo clásico: Honda.

Cómo contratar una póliza para mi vehículo clásico

Disponemos de varias vías para hacer una contratación para el seguro de nuestro clásico.  La primera: contratación onlineLa segunda corresponde al método tradicional que tanto escasea últimamente: la llamada telefónica con atención personal. Podemos llamar directamente al 91 640 30 01 dónde un asesor personal nos atenderá y nos aconsejará, nada de máquinas ni esperas indefinidas.

Los datos que se solicitan serán los siguientes:

  • La antigüedad del coche a asegurar.
  • La fecha de nacimiento del conductor.
  • La fecha del carnet de conducir.
  • Elegir el mes en el que pensamos contratar el seguro.
  • Indicar un número de teléfono o un email para que puedan enviar la comparativa de precios.

Y una vez tengan estos datos nos darán el precio de cada compañía y podremos contratar el seguro más barato y el que más se adapte a nuestras necesidades.

Documentación necesaria para asegurar mi vehículo clásico

Las aseguradoras piden una serie de documentos para la tramitación del seguro para un vehículo clásico que el conductor del vehículo debe aportar, pero estos son muy comunes así que no tenemos de nada de lo que preocuparnos porque seguro que los tenemos a mano.

  • Permiso de Circulación.
  • Fotografías del vehículo.
  • Ficha Técnica del vehículo.
  • Documento acreditativo de que la ITV está en regla (no lo exigen todas las compañías).
Vehículo clásico.

Ejemplos de vehículos clásicos

Vamos a nombrar algunos de los modelos de vehículos que se consideran clásicos para que sirvan un poco de guía, siempre teniendo en cuenta que estos deben, básicamente, superar los 30 años de edad. Con esta condición, se consideran ejemplos de modelos clásicos: Seat Panda, Renault 9, Opel Kadett, Peugeot 205, Citroën AX, etc.

Y si queréis saber más sobre clásicos echarle un ojo a nuestro artículo sobre los 12 coches clásicos que resucitaron o resucitarán, no tiene desperdicio.

seguro coche antiguo

TERRÁNEA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *