Síndrome de la Bella Durmiente: no es una enfermedad de cuento

Bastante desconocida para los médicos y para la población en general, esta enfermedad neurológica se caracteriza por dejar a los afectados postrados en cama durante periodos de 15 a 24 horas. Para algunos esto podría sonar a bendición, pero nada más lejos de la realidad, porque los pacientes encadenan periodos de sueño al final de los cuales aparecen otro tipo de trastornos que contribuyen a agravar esta patología.

síndrome de bella durmiente

Existe un desconocido trastorno neurológico que recibe el literario nombre de Síndrome de la Bella Durmiente, aunque para ser más rigurosos su denominación científica sería Síndrome de Kleine-Levin, también conocido por síndrome de hibernación.

Este trastorno se caracteriza porque las personas que lo padecen encadenan periodos de hipersomnia (sueño excesivo constante e involuntario) que pueden durar entre 15 y 24 horas, pero que por extraño que parezca a su finalización no sirven para que los pacientes se sientan descansados.

Las personas que sufren el Síndrome de Bella Durmiente presentan una sensación de somnolencia incontrolable, que las conduce a un estado de duermevela acompañado de periodos de sueño profundo. Se calcula que entre las personas que acuden a los centros especializados aquejados de una excesiva somnolencia diurna, entre un 5 y un 8% son diagnosticados de hipersomnia

Una enfermedad muy poco conocida

El Síndrome de Bella Durmiente no es una enfermedad suficientemente conocida a nivel médico, dado que los primeros datos sobre esta patología comenzaron a registrarse en torno a los años veinte del siglo pasado.

Es precisamente este desconocimiento  y su reducida incidencia lo que provoca que en ocasiones los médicos puedan realizar un diagnóstico equivocado, confundiendo sus síntomas con otros padecimientos mentales como la esquizofrenia.

En los pacientes la frecuencia de los ataques de sueño es variable, apareciendo un par de ellos al año en los casos más normales, aunque en otros los ataques se pueden desencadenar de forma más habitual. También es frecuente que tras uno de estos episodios de hipersomnia el paciente pueda pasar meses e incluso años sin que le vuelvan a repetir, llegando incluso a desaparecer transcurridos 10 ó 15 años de padecer este trastorno.

el síndrome de bella durmiente afecta más a los hombres y en la adolescencia

Por otro lado, este síndrome lleva añadidos otros trastornos, como la aparición de un hambre voraz o compulsiva (para contrarrestar los periodos de tiempo en los que no ingieren ningún alimento), conducta sexual desinhibida, desorientación (tanto temporal como espacial), conducta agresiva, deterioro de las capacidades mentales e incluso alucinaciones.

Además, se ha comprobado que este trastorno neurológico afecta de forma más agresiva a los hombres durante la etapa de la adolescencia, siendo más raro en mujeres.

¿Cuál puede ser la causa de esta enfermedad?

No se conocen exactamente las causas de este trastorno neurológico, aunque se piensa que tienen que ver con alteraciones en el sistema límbico, en el funcionamiento del hipotálamo y en otras estructuras subcorticales encargadas de regular las emociones y el sueño.

Se ha podido apreciar en pacientes afectados por hipersomnia, que la cantidad de sangre que llega a estas zonas es ligeramente inferior a la normal, siendo además la actividad electroencefálica ligeramente más lenta.

Entre otras razones, para el desarrollo del Síndrome de Bella Durmiente se barajan también razones genéticas, aunque no existen todavía pruebas científicas que confirmen esta circunstancia. También se especula sobre la posibilidad de que un traumatismo craneal, una enfermedad infecciosa o estrés severo, puedan ser las circunstancias causantes de este trastorno.

¿Se puede tratar la hipersomnia?

Al no conocer claramente los orígenes de esta enfermedad se hace muy complicado su tratamiento, lo que explica que actualmente los profesionales sanitarios se centren más en la solución de los síntomas.

Como ocurre con otros trastornos del sueño, el empleo de psicofármacos para controlar estos síntomas y la utilización de estimulantes puede favorecer un incremento en la actividad de los individuos, reduciendo los periodos de sueño en duración y frecuencia.

mujer con síndrome de bella durmiente hipersomnia

Uno de los tratamientos posibles contra el Síndrome de Bella Durmiente es la aplicación al paciente de una terapia con sales de litio, aunque son necesarios los apoyos psicológicos para conducir al enfermo a un pronóstico favorable.

¿Cuáles son las consecuencias de sufrir esta enfermedad?

Las personas que padecen este trastorno sufren de aislamiento colectivo durante los episodios y si no existe apoyo psicológico pueden verse inmersos en un deterioro de sus comportamientos a nivel afectivo, conductual y social, lo cual puede dañar las redes de apoyo y ayuda de las que disponen. Por otra parte, asociados a esta enfermedad suelen aparecer trastornos de depresión, ansiedad e incluso comportamientos antisociales. Afortunadamente, en muchos de los casos, a pesar de volver a aparecer con cierta periodicidad, el Síndrome de Kleine-Levin tiende a desaparecer con los años.

seguro médico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *