Sleipnir, la historia del caballo de ocho patas de Odín

La mitología nórdica posee la creación de Sleipnir, uno de los caballos más extraños que hayan sido partícipes de historias y leyendas. Su jinete fue nada menos que el dios Odín y su forma física sobrenatural acompaña a su origen como sus atributos más destacados.

Sleipnir y Odín

A lo largo de los siglos, muchos personajes históricos que han grabado su nombre por batallas y conquistas o por liderar pueblos o ejércitos han tenido en común poseer la compañía de un caballo que ha protegido y ha llevado a lomos a su jinete a conseguir sus objetivos. No es de extrañar que en la ficción literaria y cinematográfica se haya utilizado esta simbiosis en innumerables ocasiones. Y de igual forma sucede en lo que respecta a la mitología.

En el caso de la cultura nórdica y de sus mitos y leyendas, uno de sus principales figuras no es otra que Odín, considerado como su dios principal que además engloba el dominio en diferentes aspectos como la guerra y la muerte, pero también es considerado el más sabio puesto que tiene el don de la profecía, la magia y la victoria.

Padre de otros dioses como Thor, Balder, Vidar y Váli, su reinado reside en Asgard, donde vive en el palacio de Valaskjálf que él mismo se construyó y donde recibe en el Valhalla a todos los guerreros caídos en batalla. Su trono, desde donde puede contemplar los nueve mundos, su lanza Gungnir y su caballo Sleipnir son elementos imprescindibles en la mitología del dios de la guerra, el cual la profecía indicaba que guiaría tanto a dioses como hombres para evitar el fin del mundo o también llamado Ragnarok.

De la mitificación de Odín y como uno de sus principales compañeros más fieles destaca el papel de su caballo, un equino de forma física sobrenatural que forma parte de la mitología nórdica y de las leyendas que protagoniza su jinete. Sleipnir cuenta además con una particular historia desde su nacimiento, que explica el por qué no estamos ante un caballo normal.

Origen y nacimiento del caballo de Odín

Los mitos nórdicos revelan un nacimiento de Sleipnir de lo más circunstancial y misterioso, no falto de magia y mentiras interesadas. Un origen que se remonta a la época en la que la intranquilidad de los Dioses era incesante ante la destrucción de las murallas de Asgard tras una batalla. Para buscar una solución, confiaron en un hombre que prometió reconstruirla en 16 meses.

Loki entrega Sleipnir a Odín

Pero su petición a cambio de ello, -el sol, la luna y la diosa Freya-, fue considerada por Odín y los suyos tan desproporcionada que Loki, el dios de las bromas y mentiras, sugirió a los suyos cerrar el trato y acortar los plazos, confiado en que el desconocido no lo conseguiría y ellos terminarían lo que él dejaría a medias. El hombre aceptó y tan sólo exigió que recibiera la ayuda de su caballo, que le ayudaría a transportar las piedras que utilizaría para construir.

Los meses pasaron y el constructor fue cumpliendo los plazos marcados ante la sorpresa de los dioses, preocupados de nuevo ante su obligación de cumplir el trato y perder el sol, la luna y Freya. Cuando las culpas ya se centraban en Loki, éste volvió a trazar un plan para evitar la catástrofe. Comprobado el papel fundamental de su equino Svaðilfari, se transformó en yegua para espolear al animal y hacer que la persiguiera y dejara sus obligaciones. Esto enfadó de tal forma al misterioso hombre que acabó adoptando su forma original, la de un gigante enemigo de los dioses. Ante lo sucedido, todo tipo de acuerdo quedó roto y Thor ‘pagó’ al impostor con un martillazo del Mjolnir en la cabeza.

Odín con Sleipnir en una batalla

Una vez resuelto el engaño, Loki regresó en su forma de yegua con la sorpresa de que se encontraba preñada y terminó dando a luz a un caballo gris con nada menos que ocho patas. Bautizado como Sleipnir, fue entregado como presente por parte de Loki a Odín, al que aseguró según la leyenda que “ningún caballo igualaría la velocidad de éste. Él te llevará por mar, tierra y aire, y también a la Tierra de los Muertos y de vuelta a aquí“. Una promesa que Loki, pese a sus habituales engaños, cumplió.

El mito del caballo Sleipnir

Como fiel y eterno compañero de Odín, en la mitología escandinava la figura del caballo Sleipnir ha tenido un gran protagonismo, tanto en la Edda poética (compilada en el Siglo XIII) como en la Edda prosaica. Es descrito en ambas fuentes como uno de los grandes caballos y de los más veloces, capaz de llevar a su jinete al Reino de la Muerte o Hel. Este equino gris simboliza además los ocho vientos que soplan desde sus puntos cardinales. Aunque según otras fuentes era seis el número de sus patas, la mayor parte indicaba que eran ocho.

Odin con Sleipnir

Además de una criatura sobrenatural, Sleipnir es considerado también como uno de los espíritus ayudantes de los chamánicos de su jinete Odín, junto al que cabalga en sus viajes por los nueve mundos. Al ser Odín considerado como el ‘Dios de los chamánicos’, su caballo recibe el calificativo de ‘caballo por excelencia de los chamánicos’.

Con apariciones en poemas relacionados con la mitología nórdica, no se le describe como un equino ordinario y con sus poderosas condiciones y cualidades físicas ayudó a Odín en todas sus travesías hasta el final de sus días. Razones de peso para que las leyendas escandinavas le consideraran como el mejor caballo que podía existir, formando la pareja perfecta con el Dios nórdico.

Su importancia en la cultura islandesa en la actualidad se demuestra con la representación de Sleipnir cabalgando con Odín hasta el Hel tanto en obras de arte como en piedras que han sido halladas en Suecia. Es más, el folclore islandés sitúa al caballo de Odín como el ‘causante’ del cañon con forma de herradura Ásbyrgi que se ubica en el Parque Nacional de Jökulsárgljúfur, en el norte de Islandia, y su nombre se ha utilizado también para bautizar a barcos.

Si como en el caso de Sleipnir y Odín, deseas conocer la historia de otros tantos caballos famosos que han sido fieles compañeros de otros históricos personajes, te animamos a leer y seguir muy atentamente nuestro blog.

seguro para caballos
Sleipnir, la historia del caballo de ocho patas de Odín
5 (100%) 2 vote[s]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *