GUÍA RÁPIDA: Pros y contras de adoptar un perro adulto

¿Pensando en adoptar un perro? Puede ser una de las mejores experiencias de tu vida, pero si bien la mayoría de los adoptantes se sienten atraídos por los cachorros, un perro adulto tienen muchísimo que ofrecer...

perro adulto listo para adoptar en una protectora

Ya os contamos las múltiples ventajas de adoptar un perro mayor. Pero ahora queremos hacer una parada en esos animales que, aunque todavía no son canes de edad avanzada, hace tiempo que dejaron de ser cachorros. Y que junto a los primeros suelen ser los grandes olvidados por aquellos que acuden a una perrera o protectora, siempre en favor de los cachorros.

Aquí, veremos los pros y los contras de adoptar un perro adulto completamente maduro. Siendo totalmente claros. Porque hay cosas que tener en cuenta antes de lanzarnos a adoptar una mascota para no tener luego disgustos. Siempre tienes que buscar un perro que se adapte a ti y a tu forma de vida. Y, mira tú por dónde, puede que un perro adulto sea la mejor opción… Así que vamos allá:

Pros de los perros adultos

Pro: Sabes lo que obtienes

Los perros adultos son “lo que ves es lo que obtienes”. No hay lugar a la confusión como con los cachorros (que pueden parecer pequeños y tranquilos y acabar convirtiéndose en un gigante hiperactivo). Si vas a conocer a un perro adulto adoptable en una protectora o refugio, su temperamento, sociabilidad y niveles de actividad están completamente desarrollados. Aunque hay que aclarar también que debemos tener en cuenta el lugar en que está: Si está en un refugio ruidoso y con muchos otros perros, o confinado en una pequeña jaula, puede mostrarse nervioso, irritable o ansioso sin serlo.

Pero en una visita a uno de estos centros podrás mantener un encuentro con él y ver cómo reacciona. Además lo habitual es que, antes de la adopción definitiva, te lo lleves unos días para ver cómo se adapta. Por lo que podrás comprobar si, por ejemplo, se muestra reacio a pasear con correa. Pero lo que está claro es que vas a conocer al perro tal y como es, sin dudas sobre su raza (o mezcla de ellas) o su tamaño.

Pro: Menos tiempo, dinero y energías

Los perros adultos generalmente tienen menos requisitos y necesidades que los cachorros. Pueden estar solos en casa por periodos más largos de tiempo. Y en la mayoría de casos ya tienen sus vacunas al día.

Algunos perros adultos están completamente entrenados y, la mayoría, ya están socializados, por lo que suelen estar acostumbrados a estar con otras personas, con otras mascotas e incluso en algunos casos con niños. Podrás ahorrarte gran parte del trabajo que conlleva socializar a un cachorro en sus primeras etapas de desarrollo. Y es que los cachorros requieren una atención que roza las 24 horas, casi como un bebé. Nada que ver con un perro adulto. Mucho más independiente y autosuficiente. Además suelen conocer en muchos casos los comandos básicos como sentarse, dar la pata, etcétera…

Además los perros adultos, por lo general, tienen un nivel de energía mucho más manejable que los cachorros y adolescentes. Para las familias con niños pequeños, un perro adulto ya ha pasado por la etapa de morderlo todo, sobre todo sus juguetes. Lo que significa que es menos probable que muerda a tu hijo por error al jugar con él. Aunque hay que aclarar que ni mucho menos todos los perros adultos son aptos para convivir con niños. Y es algo que te dejarán claro en cualquier protectora. No obstante lo que está claro es que es más fácil integrar en nuestra familia a un perro adulto que a un cachorro (y requiere mucho menos tiempo).

Pro: Perros asombrosos son ignorados cada día en las protectoras

Hay que adoptar con responsabilidad y la simpatía no es una buena razón para adoptar un perro. Sobre todo, debes asegurarte de que el perro que adoptes se adapte a tu estilo de vida. Dicho lo cual, los cachorros tienden a ser adoptados los primeros, mientras que muchos perros adultos que son increíbles y maravillosos son totalmente ignorados por su edad. Marchitándose en una jaula cuando podrían llenar de amor, cariño y juego nuestras vidas.

perro adulto en una protectora

Si vas adoptar un perro por razones compasivas, los perros que más merecen nuestra compasión son los mayores, que a menudo se pasan por alto. Y después, sin ninguna duda, los perros adultos. Ten muy claro que la mayoría de cachorros no tienen problemas para encontrar un hogar. Así que piénsatelo antes de caer en el cliché. Darle una oportunidad a un perro adulto puede ser una de las mejores decisiones de tu vida.

¿Contras de un perro adulto?

Contra: Cambiar su comportamiento puede llevar tiempo

Como mencionábamos más arriba, lo que ves es lo que hay. Así que si notas un comportamiento preocupante en un perro adulto, ayudarlo a superarlo puede requerir tiempo y esfuerzo. A veces poco, a veces más. Porque cada perro es diferente y no todos somos expertos en adiestramiento o conducta canina, obviamente.

Es cierto que los cachorros suelen ser considerados como un “papel en blanco” o una tábula rasa, donde puedes empezar de cero y adaptarlo poco a poco para que sea una mascota que se ajuste a tu modo de vida. Si bien que lo de “papel en blanco” ya mencionamos también más arriba que puede ser considerado bueno o malo. Porque tendrás que enseñarle ABSOLUTAMENTE TODO. No obstante vamos a hablar con claridad: Si adoptas un perro adulto con problemas de conducta como la agresividad, o con miedos muy marcados, puede que te lleve bastante tiempo recuperarlo en ese sentido. Pero eso es algo que debes tener claro antes de salir con él de la protectora.

Contra: Menos activo

Como en el caso anterior, este es un “contra” que para algunos podría quedarse en la parte de las ventajas. Lo cierto es que, al menos generalmente, los perros adultos suelen requerir menos ejercicio que los cachorros y los adolescentes. Para algunos esto podría ser negativo. Para quien escribe estas líneas, por ejemplo, es más una ventaja.

perro menos activo

Pero si sueñas con un perro con el que ir a correr o practicar bikejoring todos los días… puede que un perro adulto no esté muy por la labor de suscribir tus planes. A lo mejor él prefiere un poco más de sofá y siesta que de carreras al amanecer. Porque a medida que maduran, los perros tienden a volverse más selectivos al elegir a sus amigos de cuatro patas, y se vuelven también menos tolerantes a salir a caminar cuando llueve o hace mal tiempo (a mí que no soy un perro me pasa exactamente lo mismo).

Conclusiones

Adoptar a cualquier perro es un momento emocionante, aunque puede generarnos ciertos nervios el tratar de elegir bien, y dispararlos el acabar optando por un cachorro destructivo. Al elegir un perro adulto que se adapte a tu estilo de vida, estás eliminando gran parte de la incertidumbre de adoptar y asegurarte de que tú y tu nuevo perro formaréis un gran equipo. Sin duda no lo lamentarás….

seguro veterinario para perro

Jorge Monroy Criado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *