¿Cómo usar los cambios de la bici de forma adecuada?

Emplear el piñón y el plato adecuado en nuestra marcha en bici es fundamental para sacarle el máximo rendimiento a nuestro vehículo de dos ruedas. En este sentido, hay muchos consejos que seguir en torno a los cambios de la bicicleta que vas a aprender en este artículo.

Como bien sabrás, las velocidades en las bicicletas no han existido siempre. Las primeras que existieron contenían un piñón fijo, por lo que la intensidad del pedaleo era igual siempre. Todo esto cambió gracias a los pioneros del cicloturismo, principales propulsores e inventores de los cambios de marchas. Estas personas desarrollaron esta técnica ya que cargaban con equipajes pasados de peso y recorrían trayectos amplios de montaña sin asfaltar.

 Piñones de una bicicleta de montaña.

Desde la introducción de esta técnica en bicicletas de carretera y de montaña, muchos son los que dudan en torno a su uso. Determinados ciclistas, sobre todo los principiantes, no terminan de aclararse y desconocen cómo combinar piñones y platos según la ocasión. Si a ti también te sucede lo mismo, no te preocupes, ¡en este post te resolvemos todas las dudas!

¿Qué son los piñones y los platos de la bicicleta?

Para entender mejor el funcionamiento de las marchas de la bicicleta, es conveniente conocer este conjunto de discos que nos hacen la vida mucho más fácil cuando circulamos con este vehículo. Piñones y platos se confunden con frecuencia, pero existen diferencias entre ambos.

Los piñones conforman la estructura de ruedas dentadas más numerosa y van colocados en la rueda trasera de la bicicleta. Estos organizan de mayor a menor tamaño según nos alejamos del neumático y, dependiendo de cuál seleccionemos, la misión será dar mayor o menor tracción a dicha rueda trasera. En este caso, el de mayor tamaño será el piñón número uno.

¿De cuántos piñones podemos hablar en una bicicleta con marchas? Estos irán de los 3 a los 9 piñones. El número dependerá del tipo de bicicleta y de la función que vaya a tener. Para conocer la tipología de este vehículo de dos ruedas lee los Tipos de  bicicletas que existen.

Distintos platos de una bicicleta.

Los platos, otra estructura conformada por discos de dientes (concretamente tienen de uno a tres), poseen una misión similar a la de los piñones. Gracias a la presencia de estos, conseguiremos avanzar más o menos distancia por pedaleo, dependiendo de las necesidades de cada momento. Los platos se colocan en el eje de los pedales y se posicionan al revés que los piñones, es decir, el plato más cercano al eje de la bicicleta –el número uno- será el más pequeño de todos

Tanto piñones como platos, nos facilitan el recorrido en terrenos cambiantes. Emplear unas marchas bajas supone un pedaleo más suave en el que se avanza menos, por lo tanto, su empleo es recomendable en ascensos. Por otro lado, las marchas altas exigen una mayor potencia pedaleando y provocan un avance mucho mayor, por lo que son muy útiles en descensos. Las velocidades medias se deben emplear en superficies más llanas y regulares.

Ahora que ya tienes claros los usos de estas dos partes de la bici, es hora de conocer lo imprescindible sobre los cambios de marcha. ¡Contempla los errores más comunes en el siguiente apartado!

Errores cometidos al cambiar las marchas de la bici

Antes de explicar cómo cambiar de forma adecuada las marchas de una bicicleta, es preciso detallar los fallos más comunes a la hora de realizar dichos cambios de marchas. Debes saber que son fallos que afectan de lleno a la vida útil de la caja de cambios y de la cadena. ¡Presta atención porque es probable que los realices a menudo!

Uno de los fallos más comunes de los ciclistas inexpertos es el cambio de varias marchas al mismo tiempo. Esto no es nada aconsejable, puesto que la cadena puede salirse y los selectores del manillar estropearse. El cambio de marchas, tanto en los piñones como en el los platos, debe ser pausado.

Tampoco es aconsejable cambiar los dos selectores al mismo tiempo ni utilizarlos cuando estamos parados. Todo esto va en detrimento, como en el caso anterior, del sistema de cambios y, sobre todo, de la cadena (se puede salir, bloquear o romper).

Por último, otro de los errores comunes que cometen los ciclistas principiantes es el de cruzar la cadena. ¿Cómo lo hacen? O bien colocando piñones grandes con platos grandes o piñones pequeños con platos pequeños. Con estas posiciones, la cadena se estira más de lo recomendado, por lo que hay más posibilidades de que se salga y de que se rompa.

Dos ciclistas realizando una ruta.

Consejos para cambiar las marchas de la bicicleta

Los cambios de marchas no son algo innato que nazca con el ser humano. La experiencia y determinadas sensaciones que el ciclista detecta en la bicicleta son los dos factores claves para saber cuándo se debe emplear una velocidad u otra.

No obstante, nunca viene mal conocer una serie de consejos para hacer más efectivo dicho cambio de marchas. Los errores ya los conocemos, ahora toca descubrir todo aquello que debemos hacer para cambiar las marchas de forma adecuada.

Para empezar, nunca habrá que cruzar la cadena. Deberemos emplear una correlación de marchas adecuada: piñones altos con platos altos, piñones bajos con platos bajos, etc.

En ocasiones, la bicicleta solo tendrá un selector para cambiar las marchas. En este caso no habría ningún problema para acomodar la cadena a nuestras necesidades físicas. Sin embargo, en el caso de que tengamos dos selectores, antes de cambiar el piñón de la bicicleta, es conveniente contemplar si el plato que tenemos marcado es el propicio.

Cambios de una bici vistos desde el asiento.

Por otro lado, tu esfuerzo es una señal que te permitirá conocer cuándo debes cambiar de velocidad. Si avanzas con tu bicicleta con un pedaleo cada vez más costoso, esta es una indicación clara de que debes bajar los piñones y los platos. También lo es que pedalees muy rápido sintiendo una especie de vacío en dicho ejercicio. ¿La clave para saber si estás en la marcha adecuada? Debes pedalear cómodamente pero sintiendo que estás realizando un esfuerzo.

Por último, algo muy útil es prever el cambio de marcha antes de que el ejercicio se intensifique. Es decir, si contemplo una cuesta prolongada, lo más normal es que en mitad de dicha rampa, tenga que cambiar de velocidad para poder continuar. Por ello, sería mucho más eficiente y cómodo cambiar de marcha antes de comenzar dicha cuesta.

Si sigues estos consejos y aprendes de los errores del apartado anterior, ¡estamos seguros de que utilizarás los cambios de la bicicleta perfectamente!

¿Te ha resultado útil la información del artículo? ¡Compártelo en tus redes sociales! Si deseas continuar la lectura sobre bicicletas, los artículos recomendados te interesan:

seguro para bicis

¿Cómo usar los cambios de la bici de forma adecuada?
3.7 (73.33%) 3 votes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *