Historia del Seat Ibiza, uno de los modelos más icónicos de la marca

El Seat Ibiza es un automóvil compacto producido por el fabricante español Seat desde 1984. A lo largo de sus más de 39 años de historia, el Ibiza ha evolucionado y se ha convertido en uno de los modelos más populares y emblemáticos de la marca.

El Seat Ibiza logró consolidarse como uno de los referentes en el segmento de los compactos a lo largo de su más de 39 años de historia. Desde su lanzamiento en 1984 , el Ibiza ha evolucionado hasta convertirse en un vehículo moderno y tecnológicamente avanzado, con una amplia gama de motores y equipamiento que lo hacen atractivo para diferentes tipos de conductores. En este artículo, hablaremos de la primera generación, desde el año 1984 hasta el año 1993, así como de las características y prestaciones que lo hacen destacar en el mercado automovilístico.

Seat Ibiza MK1

Desarrollado por el diseñador del DeLorean de “Regreso al Futuro”

Este modelo fue presentado por primera vez en el Salón del Automóvil de París en 1984, como un modelo completamente nuevo diseñado y desarrollado por Seat. Su nombre se inspiró en la isla española de Ibiza, conocida por su estilo de vida vibrante y su ambiente de fiesta. Fue el último automóvil desarrollado por Seat antes de su adquisición por parte del Grupo Volkswagen y se convirtió en un modelo clave para la marca, marcando el comienzo de una nueva era para Seat. Desde que fue presentado, según datos de la compañía, se han vendido 5,4 millones de unidades de todos los modelos de Seat, y se estima que la facturación del Seat Ibiza ha superado los 30.000 millones de euros.

El desarrollo del Seat Ibiza comenzó en 1982 con el objetivo de crear un automóvil compacto y deportivo que fuera capaz de competir con otros modelos similares en el mercado europeo. Fue desarrollado por el equipo de diseño de Seat en colaboración con el famoso diseñador italiano Giorgetto Giugiaro, conocido por hacer otros modelos como el DeLorean de “Regreso al futuro” y Lotus Esprit, utilizado por James Bond en “La espía que me amó”. Este diseño, Giorgetto Giugiaro primero se lo ofreció a Volkswagen pero estos lo rechazaron.

El modelo se basó en la plataforma del Seat Ronda, pero contó con una suspensión trasera independiente que mejoró la estabilidad y el manejo del automóvil.

Laureado hasta en el Rally de Montecarlo

El Ibiza se lanzó con una amplia gama de opciones de motorización, incluyendo motores de gasolina de 1.2, 1.5, y 1.7 litros, así como un motor diésel de 1.7 litros. El motor más potente fue el motor de gasolina de 2.0 litros, que producía 115 CV y permitía al Ibiza alcanzar una velocidad máxima de 196 km/h.

Dentro de la primera generación podemos distinguir algunos modelos únicos:

Seat Ibiza grupo B, el primer coche de Rally de la marca

Esta versión especial del popular modelo de Seat fue desarrollada específicamente para competir en el Campeonato Mundial de Rally en la década de 1980. Contaba con un motor de cuatro cilindros en línea de 1.8 litros, que se modificó para aumentar la potencia hasta los 300 caballos de fuerza. Debutó en el Rally de Montecarlo de 1985, donde el equipo oficial de Seat consiguió una notable tercera posición en la categoría de tracción integral. La compañía pensó que sería buena estrategia el utilizar de escaparate para su marca esta competición ya que en aquella época tenía mucha repercusión mediática. No era la primera vez que Seat sacaba un modelo para este grupo, pero si fue el primer Ibiza en participar en esta competencia.

Seat Ibiza SXI, el coche más deseado

El motor ‘System Porsche’ fue su gran atractivo de compra y su peculiaridad, con la ingeniería proporcionada por Porsche y la mano de obra de SEAT. El motor que tenía era de inyección electrónica BOSCH LE-2 Jetronic tenía una cilindrada de 1,5 litros (1.461 cm3) y generaba 100 CV. Este Seat tenía una velocidad máxima de 185 km/h y una aceleración de 0 a 100 en 10,8 segundos. El sistema de frenos incluía discos delanteros y tambores traseros, mientras que la suspensión disponía de amortiguadores más firmes. Este modelo SXi era conocido por su diseño elegante y características únicas como las llantas de múltiples radios de 14 pulgadas y las luces antiniebla amarillas.

Pero la verdadera belleza del Seat Ibiza SXi es que es un coche versátil, divertido de conducir y con un rendimiento excelente en competición. Era perfecto para usarlo diariamente y su tamaño lo hacía ideal para utilizarlo en la ciudad.

Seat Ibiza GLX, el primer coche del Rey Felipe VI

Tenía un motor de gasolina de 1.5 litros y una potencia de 85 CV, y contaba con un equipamiento más completo que el modelo anterior. Este Ibiza es especial por los decorados dedicados para el equipo olímpico español que posteriormente fue el coche oficial de los Juegos Olímpicos de Barcelona (1992) y por ser el primer coche que condujo el actual rey de España, el rey Felipe.

Seat Ibiza Raider, el primer Ibiza deportivo

Este modelo estaba equipado con un motor de gasolina de 1.5 litros y una potencia de 85 CV, lo que le permitía alcanzar una velocidad máxima de 175 km/h. También contaba con una suspensión deportiva y llantas de aleación de 14 pulgadas que le daban un aspecto más deportivo. Fue una edición limitada, se produjeron muy pocas unidades de las cuales solo 50 recibieron la homologación de ITV , lo que lo convierte en un coche muy buscado por los coleccionistas. Aparte de ser exclusivo por las pocas unidades que se hicieron, también lo es por tener un diseñador independiente, Francisco Podadera, un importante diseñador de la época.

Un modelo que marcó a toda una generación

Esta exitosa primera generación del Seat Ibiza consiguió logros como, por ejemplo:

El primer Seat Ibiza fue un gran éxito de ventas para la marca, con más de 1,3 millones de unidades producidas durante su vida útil. Durante su primer año de producción, se vendieron más de 38.000 unidades del Ibiza en España, lo que lo convirtió en uno de los coches más vendidos del país en ese momento. En los años siguientes, las ventas del Seat Ibiza continuaron creciendo y en 1986 se vendieron más de 60.000 unidades en España. Durante los años 80 y 90, el Ibiza se mantuvo como uno de los coches más populares de España y se vendieron cientos de miles de unidades en todo el país.

Este modelo iba dirigido a un público joven que buscaba un vehículo versátil que valiera tanto para el día a día como para hacer un viaje largo. Este auto salió al mercado con un precio de 1.618.000 pesetas lo que se traduce a unos 9.750 euros aproximadamente. Un precio económico e ideal para el target al que se querían dirigir.

“Segundo mejor coche del Año” en España en 1985

Este ejemplar fue elegido como el segundo mejor coche fabricado en España en 1985. Este premio fue otorgado por un jurado compuesto por expertos del mundo del motor y representantes de la prensa especializada.

Durante el Salón del Automóvil de Barcelona de 1985, la primera generación del Seat Ibiza ya había cosechado un gran éxito y para celebrarlo, el diseñador de moda Paco Rabanne decidió darle un nuevo estilo a uno de los coches españoles del momento. La unidad fue decorada con la inconfundible firma de Rabanne, utilizando una variedad de tonos rojizos que le dieron un aspecto único y llamativo.

seguro coche antiguo
Perfil del autor

Un comentario

  1. Artículo realmente interesante y muy bien elaborado sobre uno de mis coches favoritos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *