Limpiar cadenas de la bici: cómo hacerlo y mejores consejos

¿Quieres que tu cadena esté perfecta y dure muchos años más? ¿No sabes muy bien cómo quitarle toda la suciedad y volver a engrasarla? Toma nota de los consejos y los pasos a seguir para limpiar cadenas de la bici.

Si eres principiante en el mundo ciclista o, simplemente, nunca habías tenido que tratar la cadena de tu bicicleta, no te preocupes, en este artículo te damos todos los detalles para que puedas limpiar y engrasar la bici lo mejor posible.

Limpiar cadenas de bici

¿Con qué tipos de productos se debe limpiar la cadena? ¿Cuál es la forma más efectiva para quitarle la suciedad? ¿Dónde debemos echar el lubricante y cuáles son los más indicados? ¡Todas estas preguntas tienen la respuesta más completa en este artículo!

¿Cómo limpiar la cadena de la bici?

Cuando nuestra bici acumula meses de uso, es completamente normal que la cadena pierda sus cualidades iniciales y necesite un lavado de vez en cuando.

Limpiarla es un paso fundamental para que el funcionamiento mecánico del vehículo sea el idóneo. De lo contrario, la cadena no tardará en salirse o en no cambiar bien los platos y las marchas.

Técnicas para limpiar la cadena de la bicicleta

Cada persona que haya limpiado la cadena de su bicicleta te aconsejará una técnica y un producto distinto para dejarla impoluta. A continuación, te destacamos las tres técnicas más comunes para deshacernos de la suciedad acumulada en la cadena, mostrándote el lado positivo y negativo de cada una:

Utilizando un trapo

Esta forma de limpiar la cadena no es nada compleja. Primero echamos el desengrasante en la zona de la cadena que va a estar en contacto con platos y piñones. Según vamos introduciendo el líquido, desplazamos los pedales hacia atrás para que todas las partes de la cadena se impregnen de desengrasante.

Una vez ya hayamos cumplido este objetivo, deberemos coger el trapo y sujetar la cadena completamente. Acto seguido, pedalearemos hacia atrás para que el trapo pueda rozar la totalidad de la cadena. Serán necesarias varias vueltas para que esta llegue a un estado de limpieza óptimo.

Como principal punto positivo, debemos destacar la rapidez y la sencillez con la que quitamos la suciedad de la cadena. No obstante, con esta técnica, los orificios que hay entre los rodillos (donde encaja la cadena en los piñones y platos) mantienen la suciedad –ya que con el trapo no alcanzamos estas zonas- .

De esta forma, la suciedad no se extrae por completo y la cadena tiene todas las papeletas para no funcionar correctamente. Por ello, nos atrevemos a decir que no es la mejor técnica de limpieza que existe.

Cómo limpiar la cadena de la bici

Empleando un cepillo

Un cepillo puede ser una buena opción para limpiar cadenas de bicis. Siempre ayudándonos de desengrasante, cepillaremos la cadena al completo. Tampoco nos olvidaremos de zonas que acumulan suciedad como son los piñones y los platos.

La forma más común de cepillar la cadena es empleando la gasolina como desengrasante. Muchos ciclistas optan por quitar la cadena, mojarla en gasolina y cepillarla después de un cierto reposo en el carburante. No obstante, también existe la opción de no quitarla, aunque es una práctica más incómoda.

Una vez ejecutado el cepillado de forma correcta, es necesario limpiar de desengrasante los demás elementos mecánicos. Teniendo en cuenta las características de esta técnica podemos decir que es  una de las más efectivas, pero también es una de las más laboriosas. Aunque, sin duda, la principal desventaja es tener que desmontar y montar la cadena.

Máquina desengrasante con rodillo

Puede que no conozcas esta pequeña máquina con un mecanismo sencillo al mismo tiempo que efectivo. La herramienta a la que nos referimos en este apartado está conformada internamente por dos espirales con cerdas que se humedecen en un minidepósito de desengrasante.

Cuando la máquina está colocada correctamente en la cadena de la bici y tiene el desengrasante idóneo en su interior, las cerdas encajarán a la perfección con los orificios de la cadena mientras esta se mueve con el pedal, permitiendo que la limpieza de la misma sea exhaustiva.

Se trata de un mecanismo que, aparte de ser bastante rápido, realiza una limpieza profunda en la cadena, incluso en los orificios de la misma. Además, es una técnica más limpia, ya que la máquina cuenta con unas almohadillas que se encargan de escurrir el líquido para que no gotee.

En el lado negativo, contamos con que es necesario comprar, aparte del desengrasante, el aparato (tiene un coste entre los 15-30 euros). También es un contra importante la necesaria la limpieza aparte del resto de componentes de transmisión.

Limpiador de cadenas de bici

Limpiar platos y piñones de la bici

Como ya hemos dicho en el apartado anterior, también hay que tener en cuenta la limpieza del resto de componentes de transmisión, es decir, los piñones y los platos. Es cierto que, mientras le sacamos brillo a la cadena, estos elementos también se limpian algo. Sin embargo esto no es suficiente.

Para que platos y piñones queden completamente limpios, es recomendable emplear cepillos especiales que se pueden introducir entre los distintos piñones y  platos. Estos nos permitirán retirar la suciedad más inaccesible del sistema mecánico del vehículo.

Desengrasantes para la cadena de la bici

Una decisión importante a la hora de limpiar cadenas de bici es la elección del desengrasante. Este producto nos permitirá retirar la suciedad de la cadena sin dañar las propiedades de la misma. A la hora de sacarle brillo a la transmisión de la bicicleta, nos encontraremos con dos tipos de productos:

Desengrasantes biodegradables. Son productos que pueden emplearse concentrados en agua. Otro punto fuerte de los mismos es que no son perjudiciales para el medioambiente. La única pega que podemos ponerles es que son más caros que los desengrasantes no biodegradables. ¡Cuidar de nuestro planeta implica un precio más alto!

Desengrasantes no biodegradables. Hidrocarburos, gasóleos y solventes, entre otros, conforman este grupo. Hablamos de unos productos más baratos que los anteriores, sin embargo, son menos recomendables porque resecan y corroen mucho la cadena.

Lubricar y desengrasar cadenas de bicicletas

Engrasar cadenas de la bici: ¿cómo hacerlo?

Si has seguido bien los consejos y los trucos del apartado anterior, la cadena de tu bici estará preparada para ser engrasada de nuevo. El correcto engrasado de la bici permitirá que las funciones de la misma se desarrollen sin problemas.

Un engrasado inexistente o incompleto de la cadena puede suponer la sequedad y oxidación de la cadena, provocando su un mal funcionamiento (no se cambian las marchas, la cadena se atasca mientras pedaleas,…) y hasta su rotura.

¿Cómo engrasar la cadena de la bicicleta?

Engrasar la cadena de la bici es muy sencillo y rápido. Tan solo tendrás que disponer de lubricante suficiente para humedecer la cadena con él. A la hora de echarlo, la zona más recomendada por mecánicos es donde se localizan los piñones.

Moveremos los pedales hacia atrás mientras echamos gotitas de lubricante en todos los eslabones de la cadena. Deberemos controlar la cantidad de lubricante derramado, ya que el exceso del mismo provocará que la cadena almacene mayor cantidad de suciedad.

Engrasar cadena de bicicleta

Lubricante cadena de la bici: una elección importante

El lubricante debe ser el adecuado, siempre valorando la calidad del producto.  Aparte de esto, también hay que tener en cuenta los dos tipos de aceites lubricantes que existen. Te explicamos las diferencias a continuación:

Lubricante seco. Es un lubricante muy ligero que cumple su funcionalidad en verano. Este producto se fabrica para que la cadena no almacene polvo en los días más secos del año. Hablamos de un aceite que dura menos de lo que nos gustaría por su contundente ligereza, por lo que es necesario engrasar la cadena con más frecuencia.

Lubricante húmedo. Este tipo de producto es mucho más denso que el anterior y tienen unas propiedades que lo convierten en un lubricante ideal para la época invernal. Es un excelente protector en ambientes donde el agua y el barro son los verdaderos protagonistas.

¿Te ha gustado este artículo? ¡No dudes en compartirlo en tus perfiles sociales! Si quieres seguir leyendo artículos interesantes sobre el mundo de la bicicleta, te recomendamos:

seguro para bicis

Limpiar cadenas de la bici: cómo hacerlo y mejores consejos
4.9 (97.33%) 30 vote[s]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *