Mal del Oso en Caballos: ¿Qué es? ¿Cuáles son sus síntomas y cómo se trata?

Al igual que sucede en los humanos, los animales también padecen ‘tics’ o trastornos compulsivos que se repiten cada cierto tiempo, y que se originan por motivos psicológicos. En el caso de los caballos, existe una conducta a la que se le denomina como el Mal del oso. ¿Cómo afecta a los equinos? ¿Cuál es su origen?

Caballo en una cuadra.

Los trastornos y las conductas compulsivas que a veces padecemos los humanos y que conocemos de forma común como ‘tics’, son también sufridos por algunos animales. En el caso de los caballos, aparece en ocasiones una conducta con nombre propio.

Nos referimos al denominado Tic del Oso o Mal de Oso. Se trata de un trastorno compulsivo que pueden padecer los equinos y que se manifiesta a través de su comportamiento. Si tu caballo realiza en ocasiones un cierto movimiento al que no le encuentras explicación, es posible que se trate de este tipo de manía.

¿Qué es por tanto el Mal del oso? ¿Cuáles son sus síntomas? ¿Es posible llevar a cabo un tratamiento? Te animamos a que continúes tu lectura y te empapes de todo lo que concierne a este tipo de trastorno que puede afectar a nuestros compañeros equinos.

¿Qué es el Mal de Oso en caballos?

Ante todo, especificar que no estamos ante una enfermedad. Se trata, eso sí, de una conducta o comportamiento que el caballo puede manifestar debido a la aparición de un ‘tic’, trastorno o manía que afecta al animal.

Podemos saber que nuestro equino tiene mal de oso cuando realiza unos movimientos o balanceos de su cabeza, cuello o de sus extremidades delanteras de forma repetitiva. Su cuerpo se estimula, ‘baila‘ y realiza movimientos de tipo locomotor que afectan a la parte posterior del equino (cabeza y cuello, como se ha especificado). Pero también puede influir sobre sus patas delanteras, cuando el animal se encuentra en pie.

El Mal del Oso en Caballos es un trastorno psicológico.

Este trastorno o vicio es muy común en los caballos sobre todo cuando se encuentran en las cuadras. Incluso en los casos de mayor gravedad, puede convertirse en el origen de posibles problemas musculares debido al movimiento repetitivo que realizan. Esto es algo a destacar, ya que es puede darse que los propietarios de equinos desconozcan el por qué de estas lesiones o molestias, ante el posible desconocimiento sobre este trastorno.

¿Cuáles son los síntomas del Mal del Oso y por qué se origina?

Como se ha mencionado con anterioridad, no podemos considerar al Mal del oso como enfermedad o patología muscular, aunque no se desmiente que esta conducta se produzca sin motivo o causa alguna.

El aburrimiento, el estrés o la ansiedad son causas perfectamente factibles de la creación de este trastorno en los animales equinos. Y es que el hecho de pasar horas y horas en solitario en su cuadra lleva al caballo a sobrepasar los límites del aburrimiento y el nerviosismo, lo que puede conllevar la creación de este tipo de trastornos psicológico.

El caballo puede realizar un movimiento repetitivo de su cabeza por el mal del oso.

El elevado volumen de la música o del ruido en el lugar en el que se encuentren, la adaptación a un cambio de cuadra o incluso la soledad por perder a un ser querido también pueden ser otras causas que posibiliten el Mal de oso. Hay que tener siempre presente que los caballos son animales sensibles y que necesitan siempre de atención y de unos cuidados básicos.

Todos estos síntomas provocan que nuestro compañero equino se aísle o se deprima, provocando en él mayor sentimiento de tristeza y malestar. Una combinación muy válida para provocar en el caballo nuevas manías, trastornos o ‘tics’ como al que nos referimos. Además, es posible que dicha conducta se extienda de unos equinos a otros, por lo que es recomendable actuar con rapidez.

¿Qué tratamiento seguir para el Mal de Oso?

Aunque hemos recalcado que no se trata de una enfermedad, como vicio o ‘tic’ sí que es posible eliminarlo mediante diferentes métodos que podrían considerarse un tratamiento a seguir.

Si se ha especificado que los problemas provienen de la ansiedad y el estrés creados por la soledad o el aislamiento, ofrecer a nuestro caballo una mayor regularidad a la hora de practicar ejercicio o realizar más paseos con él pueden servir de contrapunto para paliar esta conducta.

La compañía puede revertir el mal del oso en caballos.

Además de evitar que el animal permanezca demasiado tiempo quieto y pueda aburrirse, a su vez le aportamos mayor compañía. Algo que también podemos remediar proporcionándole el acompañamiento de otro equino. Un objeto, por ejemplo un balón, también puede servirle como entretenimiento para que centre su atención en él.

La pérdida de peso o energía, el deterioro de los cascos o la aparición de problemas en las articulaciones pueden ser algunos de los efectos a largo plazo del Mal de oso en caballos. Es por ello que, como ante cualquier otro problema que afecte a la salud del caballo, lo más conveniente es actuar con antelación para tratar de revertir el trastorno, por ejemplo mediante las opciones anteriores. No cabe duda, esos sí, que la consulta al veterinario es la solución más eficiente y la que nos aportará mayor tranquilidad.

Si te ha resultado útil este artículo, te animamos a que consultes también los siguientes:

seguro para caballos

Mal del Oso en Caballos: ¿Qué es? ¿Cuáles son sus síntomas y cómo se trata?
5 (100%) 2 vote[s]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *