¿Cómo tener un perro y un gato juntos?

Los mitos no significan la realidad en muchas ocasiones, y en el caso de la convivencia entre perros y gatos se ha demostrado que su ‘enemistad’ no existe cuando la educación de las mascotas es la más adecuada. Si bien podemos distinguir algunas razas de perros con las que dicha convivencia con los felinos puede ser más sencilla y rápida de lograr.

¿Qué pasa si un perro y un gato viven juntos?

Como decimos, la posibilidad de que perros y gatos vivan en armonía es tan real como la vida misma. Evitar los prejuicios y concienciarse de que será necesario implementar una educación acorde a cada mascota y a su unión para convivir serán los primeros pasos a la hora de decidirnos a tener perro y gato. Dicha relación pacífica te permitirá a ti como propietario disfrutar de la compañía de ambas mascotas, significando esto el doble de felicidad.

Organización y rutina de cada especie

Respetar su rutina y cómo se organiza cada una es el primer punto para lograr el objetivo deseado. Para ello es importante saber que los perros organizan su jerarquía en manada, mientras que los gatos son animales solitarios que tienen el principal objetivo de defender su territorio.

Por tanto, lo ideal es no intervenir en esta faceta y que sean ellos los que instauren su orden antes de dar el paso para nuestra función como educadores.

Cómo presentar a un perro y a un gato

Sin importar cuál es ha sido la última mascota en llegar al hogar, el principal fin clave a la hora de comenzar la convivencia entre ambas especies es el de evitar la sobreexcitación. Para ello, es importante realizar la presentación justo al finalizar una actividad física del perro.

  • Evita coger al gato en brazos y córtale las uñas igualmente para evitar arañones.
  • Elige para la presentación un espacio amplio y lleva al perro atado.
  • Permite que se huelan y se miren unos minutos.
  • Si el comportamiento es correcto no interfieras durante un rato para que puedan interactuar. Si por el contrario se muestran ariscos, no hay que alarmarse. Se trata de una primera reacción lógica y el proceso llevará un tiempo de adaptación.
presentar un gato a un perro

¿Cuánto tarda un perro en acostumbrarse a un gato?

Mientras que el periodo de socialización en los gatos sucede entre las 2 y las 7 semanas de vida, en los perros oscila entre las 3 y las 12. En el caso del felino, si ya ha convivido con otras especies durante esa etapa tendrá mayor facilidad de adaptación y tolerará con mayor facilidad la convivencia.

Si el primer encuentro entre perro y gato no ha sido todo lo positivo que esperábamos y ambas mascotas se muestran inquietas y nerviosas, debemos ponernos el mano de trabajo para revertir la situación.

¿Cómo hacer para que mi perro acepte a un gato?

Reforzando con la voz y mediante la técnica del adiestramiento en positivo emplea golosinas que premien las actitudes positivas que deben empezar a tener, como estar relajado o tranquilo.

Recuerda que para nada debes dividir el hogar en dos como si se tratara de una contienda o dos espacios diferentes. En ese caso se habituarán a ello y les costará un mundo tolerarse una vez pase un tiempo.

Pero este escenario es diferente cuando nos referimos a la alimentación y a su rutina de comidas. Como ambos animales depredadores por naturaleza, las disputas por llevarse a la boca algún alimento pueden surgir si no les separamos. Con el tiempo, se irán habituando y podrán comer juntos sin problema. Será fundamental también que cada uno coma su comida y no la del otro.

convivencia entre perros y gatos

Igual sucede con los objetos o juguetes. Asigna a cada mascota los suyos propios para evitar celos o disputas innecesarias. Si bien el perro es de naturaleza social, el gato cuenta con un instinto depredador más vivo. Comportamientos tan diferentes que podemos amortiguar con el uso de juguetes que canalizarán el instinto de caza en el felino y sus conductas más depredadoras, exteriorizando su naturaleza de forma inofensiva.

En el caso del perro, el juguete se convierte en un objeto que le hace sentirse seguro y que servirá como distracción cuando no estés en casa. Siempre y cuando evitemos la protección excesiva a la que pueden tener tendencia los canes.

¿Qué pasa si juntas a un gato con un perro?

Una vez esperemos el tiempo necesario para que ambos se habitúen el uno al otro y con ayuda de nuestras indicaciones, empezarán a convivir respetándose. Eso sí, recuerda que cuando hablamos de tiempo lo hacemos de un concepto relativo, y que puede abarcar un número de días indefinido o incluso varios meses. Por lo que se trata de un proceso para el que necesitaremos paciencia porque puede alargarse o, en cambio, que no necesite tanta pausa.

Perro y gato conviven

No te lleves a engaños ni te pongas metas que pueden ser inalcanzables. Tu perro y tu gato no tienen por qué ser amigos inseparables y no siempre van a crear un vínculo tan estrecho. El objetivo principal que debes proponerte como propietario es lograr que se toleren lo suficiente como para que la convivencia sea propicia en tu hogar.

Anima a ambos a aprender trucos y órdenes y prémiales siempre que se lleven correctamente. Para ello debes educarlos de manera positiva desde el primer día tras conocerse. No olvides que hablamos de dos especies que, al margen de la domesticación del ser humano, nunca convivirían en la naturaleza.

10 Razas de Perros que se llevan bien con los gatos

A priori, enseñar a un cachorro a socializar puede parecer el proceso lógico y más si va a iniciar una convivencia con un gato. Pero elegir un perro adulto abre la puerta a una opción también muy considerable, puesto que podemos encontrarnos con un can con el carácter ya formado. Además, será más tranquilo que un cachorro, necesitado de juegos y con más energía. Algo que puede estresar al compañero felino.

razas de perro que se llevan bien con gatos

En cualquier caso, y dejando a un lado cualquier tipo de circunstancia, la buena convivencia dependerá como ya hemos mencionado de una correcta educación y de las características de cada animal.

Si nos decantamos por un perro adulto para un hogar en el que ya vive un gato, las siguientes razas pueden ser las más idóneas por motivos concretos. El tamaño, el carácter y temperamento dócil y la facilidad para recibir órdenes y ser educados serán las principales condiciones básicas mediante las que podemos guiarnos para decidirnos cuál es el perro ideal para un gato.

Perros mestizos

Por supuesto, los perros mestizos son una opción que incluimos con total seguridad. Por regla general, conviven con naturalidad en el hogar y con otros perros o gatos.

Perro mestizo único

Ello no quita que revisemos el comportamiento de ambas especies durante los primeros meses para percatarnos de cualquier aspecto a mejorar o a tratar.

Labrador y Golden Retriever

Variedades de perro muy inteligentes y sociables con todos los miembros de la familia, ya sean niños, adultos o ancianos.

Cuentan con un carácter dócil y cariñoso que encajará a la perfección en el trato con mascotas felinas.

Cavalier King Charles Spaniel

Como sucede con el grupo de los Retrievers, los perros Spaniel son perfectos para la convivencia, tanto con otros canes como con gatos. Las proporciones pequeñas o medianas y su temperamento activo y alegre son encajes idóneos para ello, lo que le añade un plus de cercanía cuando se trata de vivir junto a otras mascotas.

Además son muy obedientes y tranquilos. Destaca como ejemplo a tener en cuenta el Cavalier King Charles Spaniel.

Pomerania

Su carácter menos sociable les hace ser otro compañero ideal para gatos. Su inteligencia nos permite habituarles mediante los trucos ya explicados a la presencia de un felino en su hogar.

Perro de la raza Pomerania.

Bichón Frisé, Maltés y Habanero

A pesar de su gran afición por el juego, las pequeñas proporciones de los perrones bichones, similares a las de los gatos, son un punto muy a favor a la hora de decantarnos por estos equilibrados canes.

Bichón Frisé para persona mayor

Shih Tzu

Su carácter disciplinado ayuda para entablar una relación cordial con un compañero felino, aunque debemos tener en cuenta que son canes celosos que requieren cierta atención para no verse desplazados. Si se la damos, todo marchará como la seda.

Shih Tzu no da alergia

Bulldog francés

Perfecto compañero doméstico. Divertido y con proporciones compactas, destaca por una personalidad que suele ser afable y manejable. También son perros pacientes, leales y tranquilos.

bulldog francés para piso

Características que serán de gran ayuda para compartir piso con una mascota felina.

seguro veterinario para perro
Perfil del autor

Periodista | Comunicación corporativa y Marketing Digital en TERRÁNEA

Jesús Rengel Ortiz

Periodista | Comunicación corporativa y Marketing Digital en TERRÁNEA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.