¿Puedo meter un perro en un piso de alquiler? – Guía

Cuando pretendemos alquilar una vivienda nos puede asaltar la duda de si tenemos la posibilidad o no de incorporar una mascota al nuevo hogar, o si ya convivimos con un animal y deseamos trasladarlo. La respuesta a la pregunta de si podemos tener perro o gato si vivimos de alquiler dependerá exclusivamente de la decisión del arrendador o de un acuerdo entre las partes.

Tener perro en piso de alquiler

A la hora de tener una mascota siempre debemos analizar y sopesar ciertos factores para elegir, por ejemplo, al perro ideal para convivir con nosotros en nuestro piso o apartamento. Pues igual sucede cuando pretendemos o decidimos alquilar una vivienda y tenemos que trasladarnos con nuestro animal de compañía, o incluso si nos planteamos iniciar una nueva convivencia con un perro o gato en la misma.

Lo cierto es que alquilar un piso cuenta con multitud de ventajas, pero también es una opción que nos supone estar sujetos a lo que el arrendador o propietario de la vivienda decida o considere, a no ser que se llegue a un acuerdo entre ambas partes.

Un ejemplo perfecto es el caso de las mascotas y de su convivencia con su dueño y arrendatario que alquila. Puesto que la Ley de Arrendamientos Urbanos no dispone de una normativa específica al respecto, se entiende que este tipo de cuestiones queda pendiente de un posible acuerdo entre las partes implicadas, en virtud de su libertad de pacto y siempre que no resulte contrario al ordenamiento jurídico.

¿Es legal prohibir mascotas en pisos de alquiler?

Si en el borrador del contrato el propietario de la vivienda deja constancia de que no admite mascotas en la vivienda, el arrendatario deberá cumplir esta condición si decide firmar y seguir adelante con el alquiler.

Como decimos, el arrendador tiene la potestad de decidir si lo considera no admitir mascotas en el hogar que alquila y que es de su propiedad, puesto que no existiendo normativa alguna que lo contradiga los propietarios están en su derecho de imponer ciertas normas como forma de asegurar una mejor conservación de la propiedad o para evitar molestias al vecindario.

Incumplimiento de contrato de alquiler por mascota

¿Y si no se refleja en el contrato de alquiler? ¿Me pueden echar del piso por meter un perro? ¿Qué hago como propietario si mi inquilino ha metido un perro? Si esta prohibición no consta en el contrato de alquiler y decide resolver el mismo porque su inquilino conviva con una mascota en la vivienda, debe quedar a la espera de elaborar un nuevo borrador para establecer la no admisión de animales domésticos en su propiedad. Y, por tanto, no podría disolver el mismo y finalizar su acuerdo con el inquilino por este motivo.

Una vez que refleje en el contrato esta condición, su transgresión puede ser perfectamente causa de resolución del mismo por incumplimiento de las condiciones acordadas y firmadas. Así lo reflejan tanto el artículo 27 de la LAU como el artículo 1091 del Código Civil, que establece que las obligaciones nacidas de los contratos tienen fuerza de ley entre las partes contratantes, debiendo cumplirse al tenor de las mismas.

Una información necesaria que conviene tanto a arrendadores como arrendatarios conocer para evitar casos en los que no se cumpla la normativa, ya sea por desconocimiento o por cualquier otro motivo.

seguro veterinario para perro

Jesús Rengel Ortiz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *