Akita Americano: Una raza imponente de origen ligado a la historia

También conocido como el Gran Perro Japonés, el Akita Americano es otra de las razas de perro originadas en la prefectura japonesa de Akita. Sin embargo, el desarrollo principal de la raza se llevó a cabo en suelo americano. Repasamos las principales características del Akita Americano, su carácter, los cuidados que requiere y damos respuesta a ciertas dudas comunes sobre la raza.

Origen e historia del Akita Americano

Cuando hablamos del Akita Americano, es fundamental saber que se trata de una versión diferente al Akita Inu, aunque puedan encontrarse bastantes similitudes en el origen de ambos perros.

seguro de perro

Procedente de la región de Akita, en los primeros años del 1600 estos perros también denominados Matagi Akitas se emplearon para las peleas y el entrenamiento de la caza mayor de osos. Más de 200 años más tarde, el tamaño de estos akitas aumentó tras el cruce de las razas del Tosa Inu, Pastor Alemán y Mastín Inglés. Dicha circunstancia propició la pérdida de sus cualidades como Spitz.

Con la prohibición de las peleas de perros a comienzos del siglo XX, el Akita prosperó y logró consolidarse como una gran raza japonesa. Sería en la década de los treinta cuando algunos de sus ejemplares fueron reconocidos como base fundacional, pero el estallido de la Segunda Guerra Mundial provocó la desaparición una gran parte de la raza, quedando prácticamente reducida a grupos de Matagi Akitas, Akitas como perros de pelea y cruces de Akitas con Pastores Alemanes. Siendo éste último un recurso de muchos de sus propietarios para evitar el sacrificio de sus ejemplares, tal como se ordenaba en tiempos de guerra.

cruce de Akita con pastor alemán

Tras el conflicto, se llevó a cabo un proceso de restauración de la raza. En el mismo, tuvo cierto protagonismo la línea de sangre Dewa, de la que un grupo de Akitas presentaba rasgos físicos con influencias derivadas del Mastín o Pastor Alemán. Estos perros fueron trasladados a Estados Unidos por militares americanos y los criaderos estadounidenses comenzaron a desarrollar esta línea de sangre ante el aumento progresivo de su popularidad, tanto por su alto nivel de inteligencia como por su gran capacidad de adaptación.

seguro veterinario para perro

Motivo de peso para que en Japón se retomara en los años cincuenta el tipo antiguo de la raza, empleando al Akita de la línea Ichinoseski y a perros Spitz con el fin de recuperar los rasgos propios del Akita Inu original. Todo ello, como decimos, al mismo tiempo que los estadounidenses desarrollen la línea Dewa para lograr un ejemplar de gran tamaño y aspecto poderoso.

De esta forma se produce la creación de dos ramas del Akita: el ejemplar de la línea americana y el de la japonesa.

¿Cuál es la diferencia entre Akita Americano y japonés?

A finales del siglo XX se le otorga el nombre de Gran Perro Japonés al Akita Americano y se le incluye en el Grupo II de la clasificación de la FCI formando parte del Akita Inu. Algo que en Estados Unidos no se aceptó y decidieron continuar ubicando a las dos razas dentro de una sola en los concursos de belleza. Ya en 2006, criadores y amantes de la raza lograron incluirla de nuevo en el Grupo V, reconociéndola de manera definitiva como Akita Americano.

perro Akita Americano

Las diferencias entre el Akita Americano y el Japonés son visibles en el aspecto físico, si bien la estructura de ambos perros es similar. Si bien el americano es un perro orientado a la defensa y que presenta una máscara negra en ocasiones, el japonés cuenta con un carácter más afable y cercano, mientras que su máscara es de color blanco o destaca el reconocido Urajiro.

La cabeza ancha es también una característica física particular del Akita Americano, con forma de triángulo obtuso, hocico profundo, ojos muy pequeños y orejas erectas hacia delante en línea con la parte superior del cuello.

En general, el Akita Americano es un perro más grueso e imponente que el Akita Inu, con más altura y peso.

Comportamiento y carácter de la raza

La convivencia con un Akita Americano asegura vivir con un perro que siempre demuestra gran devoción y fidelidad por sus dueños. Resulta, por tanto, un animal muy afectuoso y leal con su familia. También destaca por su agilidad a la hora de realizar ejercicio, además de por su coraje y valentía.

¿Cómo es tener un Akita Americano?

Su carácter cercano no le exime de necesitar una socialización específica desde una edad temprana. Hablamos de un perro tremendamente territorial, que necesita conocer a la persona para mostrar la fidelidad y el aprecio que le caracterizan. Se muestra reservado con las personas extrañas y el adiestramiento es fundamental por sus condiciones físicas, con gran tamaño y aspecto poderoso.

cómo tener un Akita Americano

El Akita Americano necesita ejercicio, disciplina y afecto. Son los tres pilares imprescindibles para mantenerlo equilibrado y feliz.

Es un perro de gran inteligencia e independencia, particularidades que, en ese sentido, le asemejan al Akita Inu. Si bien el americano es más obediente y adiestrable, no significa que sea un perro fácil de educar. De hecho, se muestra bastante dominante, lo que en ocasiones le hace evitar seguir órdenes. Aún así, resulta ser mejor alumno que el Akita Inu, o al menos necesita un proceso menos complejo para ser educado.

seguro de perro

Igual de leales, el Akita Americano se muestra más cercano y cariñoso con los que ama. Dado que cuentan con sangre de Tosa Inu y de Mastín Inglés, los ejemplares son más propensos para el adiestramiento de guardia y protección.

Su carácter territorial les puede llevar a intentar dominar a otro perro que vean, lo que conviene controlar para evitar confrontaciones si el otro cánido no se somete. De ahí la importancia de educar de manera correcta a un Akita Americano. El proceso de socialización por nuestra parte será vital para mantenerlo plenamente equilibrado.

carácter akita americano

Este tipo de respuesta también se hará visible cuando se enfrenten a una situación amenazante, dado su carácter de firme protector de los suyos. De hecho, no se trata de un perro criado para vivir o trabajar con grupos numerosos, de ahí que muestre una tendencia a la dominancia con respecto a otras razas.

Llevar a cabo una introducción gradual en los primeros encuentros con otros perros, sobre todo los desconocidos y aquellos del mismo sexo, ayudará a habituar al animal a mantener un comportamiento más contenido.

¿Cómo es el Akita Americano con los niños?

Tener un Akita Americano con niños en casa será siempre una buena opción como mascota para la convivencia. Su relación con los más pequeños es estable y tolerante, siempre y cuando lo hayamos habituado a socializar y a la convivencia desde que es un cachorro.

Akita Americano con niños

Es un perro muy seguro y confiado de sí mismo. Cualidades que justifican su valentía. El proceso adecuado demostrará que es obediente y educado.

Todo ello no quita que, aún con la educación adecuada, debamos prestar atención al animal dado su tamaño y sus grandes medidas. También por su pasión por el juego rudo, más común en los machos que en las hembras.

En la relación con otros perros, el Akita Americano sí muestra un comportamiento más intolerante. Sobre todo con aquellos del mismo sexo si no está debidamente socializado, mostrándose agresivo y dominante.

seguro para perros

Cómo cuidar a un Akita Americano

¿Cómo cuidar el pelo de un Akita Americano?

El Akita Americano cuenta con doble capa de pelo que le ofrece una protección importante frente al frío. Mientras que la interna debe ser de pelo abundante y a la vez suave y denso, la externa destaca por su pelo liso y de textura rígida y más bien dura. Encontrándose a la vez más separada del cuerpo que la capa interna.

cuidar el pelo de un Akita Americano

En cuanto al tiempo que dura la muda de pelo de un Akita Americano, se trata de una cuestión que dependerá mucho de unas razas a otras y de si un Akita Americano pasa largas temporadas más en interior o exterior. La mayoría de los perros suelen mudar durante uno o dos meses, mientras que otros sueltan pelo (aunque en menor cantidad) a lo largo de los doce meses del año.

A la hora de cuidar el pelo de un Akita Americano, lo más aconsejable es emplear un champú de espuma para el lavado en seco, ideal para cuando se le tenga que bañar en invierno.

Alimentación de un Akita Americano

Si tienes un Akita Americano, debes saber que, de cara a mantener una alimentación equilibrada, necesita comer un mínimo del 25% de contenido en proteínas tanto de origen animal como vegetal a partes iguales.

También debe incluir las suficientes vitaminas, minerales y contenido en vitamina A y D de cara al mejor pienso que debemos elegir para un perro Akita. Recuerda que el pienso más caro no tiene por qué ser el mejor para tu perro.

Alimentación de un Akita Americano

Una vez que finalice la lactancia, la alimentación debe recibir un desarrollo óptimo que sirva de estimulación para su sistema inmunitario, aún sin formarse del todo.

La cantidad de comida variará dependiendo de la edad del cachorro, comenzando con cuatro tomas de menos de 200 gramos a los tres meses, subiendo a los 250 gramos en tres tomas hasta los cinco hasta los 300 en sólo dos tomas a los seis y ocho meses.

Una vez que es adulto, un ejemplar de unos 40 kilos requiere cerca de 600 gramos repartidos en unas dos o tres tomas de manera diaria. Además del pienso, alimentos como el arroz, el huevo, el pollo, el aceite de oliva o la zanahoria son aconsejables a la hora de cuidar el pelaje de un Akita Americano.

Características físicas del Akita Americano

¿Cuál es el peso de un Akita Americano?

Un Akita Americano adulto puede pesar alrededor de entre 40 y 70 kilos.

¿Cuánto mide un Akita Americano?

Los machos, como casi en todas las razas, suelen tener mayores proporciones que las hembras, incluso hasta 10 centímetros más de altura. Pero, en general, rondan los 61-71 centímetros.

cabeza de un Akita Americano

Hablamos de un perro de talla grande con estructura robusta, huesos pesados y plenamente equilibrado en su forma. Su fortaleza física es una de sus cualidades físicas más destacadas, que le permite ser bastante resistente al dolor al igual que al frío por su doble capa de pelo.

Su cola debe estar colocada sobre el lomo enroscada, con un manto que presenta varias tonalidades. Existen variedad de colores que incluyen el pinto, el blanco, el negro y el gris.

seguro de perro

¿Cuánto tiempo vive un Akita Americano?

Un perro Akita Americano suele tener una esperanza de vida entorno a los diez años. Esta variable siempre dependerá, claro está, del estado de salud y de las afecciones que el animal haya padecido durante su vida.

¿Es peligroso el Akita Americano?

A diferencia del Akita Inu, el Akita Americano no es catalogado como perro potencialmente peligroso y no se incluye en la lista oficial que establece el Real Decreto 287/2002 que desarrolla la ley sobre la tenencia de estas razas en España.

Akita Americano peligroso

Pero es imprescindible remarcar que, por determinadas características físicas que se indican en el mismo decreto, es muy probable que sea considerado como tal por el ayuntamiento de una localidad concreta. También sería motivo de ello el haber protagonizado un episodio violento o agresión a personas o a otros animales. Es por ello obligatorio preguntar al consistorio acerca de esta cuestión a la hora de tener un Akita Americano, porque de ser así, necesitaríamos un seguro de responsabilidad civil y cumplir una serie de requisitos para sacarnos la licencia para perros PPP.

Cabe decir que, como bien podemos generalizar con todos los perros, un Akita Americano, con el correcto proceso de socialización, bien educado y cuidado, es un perro extraordinariamente leal y valiente. Lo ideal es controlar su instinto de cazador y personalidad territorial mediante un entrenamiento adecuado. Como no nos cansamos de repetir en nuestro blog, el dueño del animal será más importante que la raza en cuanto a la peligrosidad o agresividad que ésta pudiera demostrar.

¿Cuánto cuesta un Akita Americano?

Como sucede con la mayoría de razas caninas, el precio de un Akita Americano dependerá de los condicionantes habituales, como la edad, el sexo, el origen o el estado de salud en el que se encuentre el ejemplar. Aquellos que cuenten con pedigree reconocido pueden rondar una cifra cercana o incluso superior a los 1.000 euros, a la que hay que sumarle el coste por manutención y cuidados básicos.

seguro veterinario para perro
Perfil del autor

Periodista | Comunicación corporativa y Marketing Digital en TERRÁNEA

Jesús Rengel Ortiz

Periodista | Comunicación corporativa y Marketing Digital en TERRÁNEA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.