¿Qué debo tener en cuenta para elegir botas para montar a caballo?

Practicar un deporte ecuestre no solo conlleva conocer el modo de montar y entender al caballo; sino que unas botas y una equipación adecuada para esta actividad es también fundamental.

Tenemos que tener en cuenta que la equitación, y sus diversas modalidades son un deporte y como tal, la práctica libre de lesiones y molestias necesita de un vestuario adecuado, para amortiguar o proteger las zonas más sensibles.

Un jinete monta a caballo

Si además, sumamos a esto, el hecho de que tenemos que adaptarnos al caballo y el ambiente en el que el mismo se desarrolla, nos encontramos con las condiciones ideales para afirmar que una buena equipación es indispensable para montar a caballo.

Y si hay un elemento en nuestro vestuario que no puede faltar, éste son las botas (además de un pantalón adecuado y un buen casco). Por ello, a continuación te mostramos unos consejos para la elección de botas, en función del tipo de actividad que realices.

Lo primero que debes tener en cuenta es que tus botas son el aliado perfecto para protegerte de posibles pisadas del caballo; así como, para evitar  una mala posición o agarre al estribo. Por ello, recuerda que ahora lo fundamental es escoger un calzado cómodo, y sobre todo seguro.

¿Qué debo tener en cuenta para la elección?

Como aspectos generales, independientemente de la modalidad que practiques, te recordamos la importancia de que las botas agarren bien tu tobillo. Éste está sometido a impactos y funciona como amortiguador de nuestros movimientos cuando somos impulsados por la propia actividad del caballo. Por ello, un buen ajuste al mismo reducirá la posibilidad de lesiones.

Igualmente, debes de saber que, al encontrarse la bota apoyada en el estribo, existe riesgo de que ésta se quede atascada en el mismo… ¡Imagina el riesgo de quedar atrapado de una pierna ante una caída! Para prevenir estas situaciones, es fundamental que la parte delantera no sea demasiado alta ni ancha.

Asimismo, como ya adelantamos en el comienzo del post, los caballos, aunque dóciles y buenos amigos del hombre, pueden ser impredecibles: las pisadas son frecuentes, y un calzado fuerte reduce mucho los posibles daños.

Y por supuesto tiene que permitir la movilidad. Nuestros pies son una forma importante de contactar con el caballo: por lo que además de estar elaboradas con un material fuerte, éste debe ser flexible para que no limite nuestra actividad.

Finalmente, recordarte que las botas, sobre todo al comienzo de su uso, pueden parecer algo incómodas. Desde luego, el calzado que empleamos para el día a día es diferente al necesario para actividades ecuestres. Así que tranquilo, con los usos conseguirás adaptar la bota a lo que necesitas.

Además te recomendamos el empleo de medias largas para evitar las posibles rozaduras.

¿Qué tipos de botas debo evitar usar?

Lo primero que debes de tener en mente es no emplear deportivas, botas de montaña o cualquier otro calzado que, aunque pueda parecerte cómodo, realmente no es el adecuado para la práctica ecuestre.

Asimismo, si hay algún tipo de bota que te recomendamos no emplear, son aquellas elaboradas con plástico o goma. El problema de las mismas, pese a lo económicas que pueden resultar, es que se calientan y mantienen la humedad. Además, este material da lugar a que las botas sean muy difíciles de colocar, especialmente de sacar después de haber practicado deporte.

¿Caña alta o baja?

Una de las preguntas más frecuentes es la altura de la bota. Aunque la respuesta a esta cuestión depende de la modalidad, generalmente se recomienda el empleo de botas de caña alta (hasta por debajo de las rodillas). De esta manera, la pierna goza de una mayor protección, y el posible roce por el movimiento no daña al caballo.

Aun así, a continuación, os mostramos las botas más adecuadas en función del tipo de actividad.

Las mejores botas en función de la disciplina

Si las botas de goma son la peor opción para el deporte ecuestre y el cuero es el mejor material para las mismas, ¿Qué características deben tener en función de la actividad?

Elegir las botas adecuadas es fundamental para montar a caballo

Si sueles practicar una disciplina concreta, y buscas las mejores botas para ello, te dejamos las siguientes recomendaciones:

Botas para campo

En este caso, lo ideal son botas o botines resistentes, con suela gruesa y que estén aisladas del agua o de la humedad.

Botas para salto

En esta modalidad, mantenerse coordinado con el caballo es fundamental. Durante el salto, el jinete debe elevarse al mismo tiempo que el caballo, y para ello, necesita un calzado flexible, capaz de adaptarse al movimiento sin ejercer resistencia.

Por ello, lo mejor es una bota suave y blanda, a ser posible con cordones en la zona del empeine, y con cremallera delantera o trasera.

Botas para caza

En esta disciplina se emplean botas o botines con polaina, y suele cuidarse el diseño, hasta tal punto que se suelen emplear botas con cremallera no vista (situada en la parte trasera o en el interior lateral).

Botas de Cross

El Cross es un deporte que integra los aspectos del salto, con las exigencias del campo a través. De ahí la necesidad de combinar la flexibilidad de las de salto con una suela algo más resistente.

Botas de Raid

Dado que ésta es una disciplina de velocidad y resistencia, en la que debe de tenerse en cuenta la comodidad del caballo y la del jinete; con el objetivo de hacer el esfuerzo más llevadero, se recomida un calzado especialmente cómodo.

Por ello, los botines flexibles, cómodos y con waterproof son ideales para esta modalidad.

Botas de doma

En este caso, la bota debe ser algo más rígida. Por ello,  recuerda que debes emplearla varias veces hasta que se adapten totalmente y resulten cómodas.

Además, si combinas la monta con el trabajo a pie de tierra, recuerda calzar unas botas aislantes de la humedad, el barro y la suciedad.  Para ello, las condiciones de la suela son fundamentales: una suela gruesa, en la que no se adhiera el barro y resistentes son la mejor opción.

Si hay un elemento en nuestro vestuario que no puede faltar, éste son las botas

¿Qué hacer después de usar las botas?

Dado que el calzado es tu aliado perfecto para montar, no olvides cuidarlas después de su uso.

Lo primero que debes hacer es eliminar los restos de polvo o suciedad, con agua y un trapo. Posteriormente, te recomendamos el empleo de un jabón o crema sobre la superficie.

Si la seguridad y la comodidad son indispensables para ti y tu caballo, ¡no olvides poner en marcha estos consejos!

seguro para caballos

¿Qué debo tener en cuenta para elegir botas para montar a caballo?
4.9 (98.95%) 19 votes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *