Cómo elegir y comprar un caballo para Monta Equina

Tras la reapertura de los centros ecuestres muchas personas han decidido retomar o iniciarse en las actividades de equitación. Y si nuestra intención es tener nuestro propio caballo deberemos elegir bien el tipo de animal adecuado a nuestras necesidades y para ello debemos tener en cuenta una serie de requisitos importantes. Aquí damos algunos consejos que nos facilitarán la toma de decisiones a la hora de comprar un caballo.

caballo para monta

La afición a los caballos parece haberse reforzado tras el parón pandémico y buena prueba de ello es que se ha incrementado la concesión de licencias para abrir nuevas instalaciones hípicas.

El interés por aprender a montar a caballo está en alza y son muchas las disciplinas entre las que elegir, aunque los registros sobre equitación en nuestro país muestran que la mayor parte de la gente no busca competir sino tener un hobby. Esta sería la por la cual las actividades más populares con caballos son las rutas ecuestres.

Tras un tiempo aprendiendo son muchos los amantes de los caballos que se deciden finalmente a adquirir un animal propio, especialmente aquellos que viven lejos de las ciudades y que cuentan con espacio al aire libre para alojarlo. Esto hace que muchos compradores se pregunten qué tipo de animal es el más adecuado para la monta recreativa.

Caballos de sangre caliente y de sangre fría

Actualmente hay reconocidas unas trescientas razas de caballos, a las que se suman varios cruces habituales. Por su carácter tranquilo y docilidad un buen número de estas razas son especialmente apreciadas para la monta, sobre todo cuando los caballos van a ser montados por jinetes con poca experiencia.

caballo de monta

Es importante conocer que de una forma general los caballos se dividen en dos grupos: Caballos de sangre caliente, utilizados en actividades deportivas y que presentan un carácter más despierto y rápido y Caballos de sangre fría, normalmente usados para tiro y que tienen un carácter más tranquilo y pausado.

Entre esos caballos también existen diferencias a nivel anatómico y físico. Mientras que los primeros suelen ser animales más esbeltos y ágiles, los segundos son voluminosos, fuertes y musculados.

Por regla general para la monta se utilizan caballos de sangre caliente por su velocidad y brío, pero también porque los caballos de tiro tienen un tamaño que hace la monta más incómoda y que dificulta encontrar monturas adecuadas.

Caballos para actividades de ocio

Entre las razas de caballos más populares a nivel de actividades de ocio nos encontramos con el apreciado American Quarter Horse. Estos caballos son musculosos, veloces y tienen un temperamento afable y tranquilo.

Otro caballo con gran fama para la monta recreativa es el Pura Raza Español (PRE). Este caballo autóctono que destaca por su belleza, elegancia y docilidad es apto para un buen número de disciplinas ecuestres y por esta razón ha ganado una gran popularidad entre los aficionados.

Monta equina

Si buscamos un animal resistente para hacer rutas largas o montarlo en terrenos difíciles el caballo finlandés puede ser una gran opción. Se trata de una raza de sangre fría menos corpulenta que sus “primos” de tiro. Y si tenemos preferencia por los caballos esbeltos el Lipizzano, con una gran inteligencia y nobleza, es un candidato excepcional.

A pesar de que los caballos para monta tienen un carácter calmado y dócil, antes de comprar es importante conocer al ejemplar en concreto ya que podemos encontrar animales con muy buen temperamento en casi cualquier raza.

Además, hay diversos cruces que pueden hacer las delicias de sus propietarios y que suelen tener precios más bajos que los ejemplares puros.

El sexo y la edad también cuentan

Por otro lado, al adquirir un caballo hay que tener en cuenta detalles como el sexo o la edad del animal. Algunos expertos recomiendan que se busque preferentemente un potro para que jinete y caballo evolucionen juntos, pero esto puede hacer que la historia acabe mal si el dueño no tiene la suficiente experiencia.

Es preferible escoger un animal a partir de los seis años que tenga una doma bien establecida que no esconda sorpresas. En cuanto al sexo los machos castrados suelen ser más estables que los enteros o las hembras.

Por supuesto, otra de las recomendaciones generales es conocer y probar al ejemplar antes de adquirirlo, ya que un animal que va a usarse para ocio debe ser tranquilo, confiado y sin miedos.

Si nuestro caballo reúne todas estas virtudes su manejo será sencillo, incluso en alguna ocasión en que tenga que estar en lugares con gente, mascotas, ruidos y olores que le puedan resultar extraños o poco habituales.

seguro para caballos

TERRÁNEA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *