¿Cuánto vive un caballo? Todo sobre la Edad de los Caballos

La mejor edad para un caballo se sitúa entre los 12 y 16 años y es a partir de ahí cuando nuestro animal comienza a perder facultades físicas y a exigir más cuidados a la hora de alimentarse, hacer ejercicio y en general de llevar una vida saludable y adecuada para su edad.

La esperanza de vida de un caballo depende de factores como la raza, los cuidados recibidos a lo largo de su vida y, sobre todo, la función que haya desempeñado (ocio, trabajo, deporte profesional, etc).

¿Cuántos años vive un caballo?

En libertad un caballo puede llegar a vivir unos 20 o 25 años. Pero si ese mismo animal se encuentra estabulado en una cuadra, adecuadamente tratado a nivel veterinario y con una correcta alimentación, su esperanza de vida puede alargarse hasta los 30-35 años.

Esto dependerá también en función de su raza y de su tamaño, dado que según la ciencia los caballos grandes suelen vivir menos que los pequeños.

cuidados para alargar la vida de un caballo

Como decimos, si bien la edad media puede rondar los 25 años, las denominadas “razas pequeñas” pueden superar los 35 años. A día de hoy, el caballo más longevo es Viejo Billy, que llegó a los 62 años.

¿Cuál es la edad adulta y la edad máxima de un caballo?

A los 28 años, un poni Shetland todavía puede tener por delante diez años más de vida, mientras que, a la misma edad, un caballo de “sangre caliente” puede considerarse ya un animal anciano.

En el caso de los caballos, la adaptación al entorno y la disponibilidad de alimento son los dos factores que históricamente han determinado su esperanza de vida. Desde un punto de vista evolutivo, son las razas pequeñas las más longevas con edades que pueden superar las tres décadas.

Esto se debe en parte al retraso en su periodo de madurez. Por regla general, un caballo necesita 3-4 años para ser adulto, pero estas razas de tamaño inferior a la media tienen un periodo de crecimiento de entre 7-8 años, lo que les permite prolongar su esperanza de vida.

caballo mayor

Por otro lado, la longevidad de los caballos depende básicamente de cuál sea su raza. Los caballos de sangre fría maduran en torno a los tres años, llegando a alcanzar unos 18 años de media, mientras que un pura sangre puede alcanzar los 25 años sin problema, dependiendo de la dureza de su carrera deportiva.

Por norma general, los caballos son más longevos en cautividad. Un caballo salvaje es raro que supere los 25 años, pero con los cuidados necesarios y una buena alimentación algunos ejemplares pueden llegar en cautividad a los 40 años de vida.

Por el momento el récord de longevidad lo ostenta el Viejo Billy. Este caballo oriundo de Lancashire (Gran Bretaña) nació en 1760 y murió en 1822 a la edad de 62 años. Otro caso excepcional es el de Shayne, que murió a los 51 años.

¿Hasta qué edad se puede montar a caballo?

La mejor edad de un caballo depende, por tanto, de varios condicionantes. En lo que respecta a montar a caballo, los expertos consideran que el momento de mayor apogeo en el rendimiento de un equino se focaliza en el periodo situado entre los 12 y 16 años.

¿A qué edad un caballo es viejo?

Superada esta edad es cuando comienzan a surgir los calificativos de mayor” (más de 16 años), “viejo” (más de 20 años) y “muy viejo” (más de 25 años), aunque los veterinarios hacen hincapié en que el proceso de envejecimiento en la vida de un caballo no sigue el mismo ritmo en todos estos animales.

edad caballos

Los signos de la edad en caballos

Para las personas que conviven a diario con un caballo, los síntomas de su envejecimiento son fácilmente detectables:

  • Flacidez de espalda.
  • Desgaste muscular.
  • Ojos más opacos.
  • Masticación más lenta.
  • Artrosis.
  • Aparición de canas en crines y rostro.

A estos signos externos se suman otros trastornos hormonales que provocan enfermedades, como:

  • Laminitis.
  • Falta de cambio de pelo.
  • Incremento en la ingesta de agua y en el volumen de orina.

Todos estos síntomas evidencian que el caballo envejece y también pueden indicar un inicio de enfermedad renal o hepática.

De manera excepcional, con la edad también pueden aparecer problemas de sarcoides o melanomas, siendo estos últimos más frecuentes en caballos tordos o con capas claras. Los sarcoides pueden aparecer interna o externamente, siendo posible su eliminación (externos) en aquellos animales que tengan una supervisión frecuente por parte del veterinario.

caballos mayores

¿Cuánto dura la vida útil de un caballo?

Como sucede en los humanos exteriormente un caballo muestra su avanzada edad por el número de canas que existen en su pelaje.

Pero este síntoma no es el único que podemos apreciar dado que los cambios producidos por la edad tienen un componente físico y otro psicológico.

Esta segunda sintomatología afecta a la personalidad y comportamiento de los animales, que con el paso de los años se vuelven más sosegados y menos nerviosos.

cuidados para alargar la vida de los caballos

Pero contra lo que pudiera parecer un axioma científico los veterinarios distinguen a la hora de responder cuántos años dura un caballo entre cumplir años y envejecer, dos conceptos que para los expertos no significan lo mismo.

Esta afirmación sobre cuánto viven los caballos se basa en el hecho de que el paso del tiempo no se puede detener, mientras que por el contrario el envejecimiento sí que puede ralentizarse dado que este proceso tan sólo depende en un 20-30% del material genético del animal.

¿Un caballo de 10 o 20 años es viejo?

Derivado de un menor tiempo de ejercicio en los caballos de más edad un problema frecuente suele ser el sobrepeso, una circunstancia que afecta negativamente a las estructuras musculares y que motiva que una correcta dieta sea fundamental para evitar un exceso de kilos y para asegurar la salud en un momento en el que la pérdida de glóbulos rojos y blancos se traduce en un mayor riesgo de sufrir infecciones.

edad de los caballos

Por otro lado la dentadura de los caballos está sometida a un continuo desgaste a lo largo de su vida, lo que significa la aparición de una masticación deficiente a medida que se incrementa la edad del animal y que se une a una reducción de la motilidad intestinal y a un descenso en el número de enzimas digestivas encargadas de aprovechar todos los nutrientes que existen en los alimentos, factores que están en el origen de frecuentes problemas de cólicos y en desequilibrios alimenticios.

Tenemos que saber, además, que los tendones desarrollan su máxima resistencia hasta los dos años, de forma que a medida que el caballo gana en edad se hace más necesario el calentamiento previo antes de dar comienzo al tiempo de ejercicio con el fin de prevenir lesiones, siempre teniendo en cuenta que en caballos viejos la pérdida de masa muscular es un hecho que va a provocar que las estructuras musculares dejen de proteger adecuadamente las articulaciones.

La pérdida de elasticidad de las fibras y ligamentos tiene como resultado que nuestro caballo soporte peor las sobrecargas y que los síntomas de cansancio aparezcan más rápidamente, siendo aconsejable que a determinadas edades los caballos realicen periodos de ejercicio cortos y que no supongan esfuerzo para el animal.

Finalmente, muchos propietarios están acostumbrados a que tras el ejercicio o paseo su caballo sea sometido a un lavado con agua, algo que en los animales de más edad puede no ser aconsejable o no hacerlo sin antes haber tomado ciertas precauciones y siempre siguiendo los consejos de los expertos.

Uno de los trastornos que sufre un caballo viejo son alteraciones en su mecanismo natural de termorregulación, una situación que viene motivada por la pérdida de grasa corporal. ¿Qué significa esto?

Pues que nuestro veterano va a presentar mucha facilidad para perder temperatura y enfriarse, pero también para que su cuerpo se recaliente si no tenemos la precaución de que el animal no realice sobreesfuerzos, que no permanezca al sol largos periodos de tiempo  y que siempre se encuentre a una temperatura adecuada para su edad.

Y es que como suelen decir nuestros mayores, los años no pasan en balde para nadie y menos para un caballo.

edad de un caballo

¿Cómo saber la edad de un caballo?

Conocer la edad de un caballo nos permite adecuar las rutinas diarias y la alimentación más acorde a sus necesidades. En ocasiones no está excesivamente claro el año de nacimiento, por lo que poder saber la edad de un caballo a través de determinados rasgos anatómicos o a través de su dentición, nos permite concretar su edad de forma aproximada y con ello evitar posibles fraudes.

Tras un tiempo dentro del mundo de los caballos se aprende, además de a montar, a reconocer ciertas razas, a identificar las capas, a nombrar las partes de la anatomía de un equino o a conocer el nombre de cualquier accesorio de uso habitual.

Pero saber reconocer los detalles que nos desvelan la edad de un caballo no suele estar entre las enseñanzas que adquieren los jinetes, así que nos parece aconsejable dar a conocer algunos conocimientos que pueden sernos muy útiles a la hora de adquirir o pupilar un caballo.

¿Cuántos años debe tener un caballo para empezar a montarlo?

La edad de un caballo (como también la del jinete o amazona) es un factor muy importante a la hora de montar y realizar cualquier actividad hípica. Los equinos son animales de gran tamaño que tardan varios años en madurar física y mentalmente, por lo que no se les puede someter a determinadas actividades demasiado pronto.

Aunque cada propietario o entrenador tiene su técnica, de forma general se recomienda no montar a un caballo antes de los tres años, ya que su esqueleto debe tener fuerza suficiente para soportar el peso del jinete sin sufrir sobrecargas que puedan dañar las articulaciones entre las vértebras. Esta edad puede variar en función de la raza y el tamaño del animal.

esperanza de vida de un caballo

Aunque la mayoría de ejemplares se venden con papeles o microchip en los que figura la edad oficial de nacimiento, no está de más saber reconocerla por su anatomía para asegurarnos de que esta fecha es real. Esto es muy útil especialmente en caballos muy jóvenes con el fin de no comenzar con el entrenamiento demasiado pronto y en ejemplares mayores en los que uno o dos años más o menos suponen una enorme diferencia.

Por otro lado, poder saber si un animal es mayor tiene también una gran utilidad para, por ejemplo, tener precauciones a la hora de no realizar una excesiva actividad física que pueda causarle dolores articulares, mantener un control más exhaustivo de la boca, ya que los caballos son más propensos a sufrir problemas dentales, o adecuar su alimentación y suplementos nutricionales.

¿Cómo calcular la edad de los caballos por los dientes?

La única forma de calcular de forma bastante exacta la edad de un caballo es a través de su dentadura. Sin embargo, antes de mirar los dientes podemos obtener información muy valiosa con un vistazo general.

En los ejemplares menores de tres años la cola es más corta y menos poblada, al igual que las crines y las patas están aún en crecimiento. Por el contrario, los animales mayores suelen mostrar unas articulaciones más anchas, pudiendo aparecer incluso alguna deformidad en animales de edad más avanzada.

En función de la edad podemos observar el cristalino algo opaco y azulado, menos masa muscular (huesos más marcados) y canas o zonas de pelo despigmentado, incluso en algunas capas como la torda el color nos puede orientar ya que estas tonalidades se aclaran con la edad hasta hacerse blancas por completo.

dentadura para saber la edad de un caballo

La boca, sin embargo, es la que nos permite afinar de forma más fiable durante los primeros años de vida. Los potros nacen únicamente con dos dientes de leche de color blanco y el resto de piezas van saliendo hasta los dos años y medio, edad a las que los cambian por los definitivos.

Una vez realizan el cambio de dentición, la definitiva es de color amarillento, hasta los cinco años van saliendo todos los incisivos y las muelas hasta un total de 24 piezas. A esa edad aparecen en los machos, y también en algunas hembras, los colmillos o caninos, dos superiores y dos inferiores.

Una vez con la dentición completa la edad puede calcularse por el desgaste de las piezas, por lo que es menos exacta que en animales jóvenes. Uno de los detalles que más información nos puede dar es la superficie de masticación, es decir, el borde del diente. Este será ovalado en los dientes de leche, circular en los adultos y triangular en los animales mayores.

El ángulo de los dientes es otro de los factores que puede ayudarnos a calcular la edad de un caballo. En animales jóvenes los incisivos superiores e inferiores forman una línea recta vertical y según avanza la edad los dientes se van “tumbando” hasta formar un ángulo cada vez más cerrado, siendo una característica muy marcada en animales mayores de veinte años.

Finalmente, tenemos el denominado surco de Galvayne, una hendidura vertical en el esmalte que se aprecia fácilmente en los últimos incisivos superiores. Este surco parece pegado a la encía con unos diez años, en torno a los quince años alcanza la mitad del diente y con unos veinte años recorre el diente de arriba a abajo.

A partir de esta edad va desapareciendo también de arriba hacia abajo hasta no poder verse entre los 25 y los 30 años.

¿De qué fallece un caballo?

Tan sólo el 0,6% de los caballos fallecen de viejos. Normalmente, la muerte suele producirse por enfermedades o patologías relacionadas con la vejez. Entre las causas más comunes se encuentran los temidos cólicos, que pueden venir causados por el desarrollo de lipomas o tumores grasos en el tracto digestivo y que ocasionan la torsión del mismo.

En otras ocasiones los caballos que han tenido una vida deportiva intensa sufren paros cardíacos, mientras que las enfermedades infecciosas suponen entre el 10 y el 15% de los fallecimientos, principalmente en centros ecuestres donde la densidad de animales es mayor y la transmisión de los patógenos más sencilla.

Cómo retrasar el envejecimiento de un caballo

Si queremos retrasar el envejecimiento y con ello incrementar de forma natural la esperanza de vida de nuestro caballo, la principal preocupación será proporcionarle unos buenos cuidados alimenticios y veterinarios.

años de vida de un caballo

En este sentido, un aporte de heno de calidad es muy positivo para los caballos de más edad, junto a la disposición de un pienso especial para caballos sénior que contenga proteínas fácilmente digeribles.

Además, los cuidados veterinarios y dentales son siempre básicos en los caballos mayores, como también lo es el riguroso recorte de los cascos. El objetivo es que unas pezuñas con demasiada longitud puedan provocarles dolores en las extremidades y en la zona lumbar.

Por último, junto a los cuidados mencionados también es recomendable mantener un plan de entrenamiento regular con el fin de evitar problemas como la atrofia muscular o la artritis. Durante el día es recomendable que el animal tenga acceso libre a paddock, permitiéndole moverse libremente para muscular de forma suave y no forzar.

¿Cómo se sabe la edad de un caballo por los dientes?

Con un simple vistazo al DIE (Documento de Identificación Equina) podemos conocer la fecha de nacimiento de un caballo, pero si sospechamos que los datos del DIE pueden ser inexactos un método para conocer la edad aproximada de un caballo pasa por comprobar su dentadura, fijándonos en el número de incisivos, en el desgaste de las piezas y en el Surco de Galvayne.

Todos los caballos están identificados por el DIE (Documento de Identificación Equina), un documento que entre otros datos recoge su fecha de nacimiento. Pero en el caso de que tengamos dudas de que el DIE pueda ser inexacto, a través de su dentadura podemos comprobar si nuestras sospechas son ciertas.

dentadura de un potro

Hasta los cinco años es posible conocer con bastante exactitud la edad de un caballo. ¿Cómo? Examinando sus piezas dentales y contando el número de incisivos y molares existentes. A los cinco años los caballos desarrollan una dentadura permanente y hasta ese momento los dientes se consideran temporales o de leche, mostrando un color blanco muy característico.

De forma paulatina las piezas dentales van adquiriendo un color amarillento, que cambia al marrón a medida que el caballo envejece. Una particularidad de los caballos es que los dientes crecen durante toda la vida del animal con el fin de que el desgaste continuo no afecte a la dentadura.

Cómo es la dentadura de los caballos

La dentadura de los caballos está formada por un mínimo de 36 piezas y un máximo de 40. En algunos ejemplares el número de dientes puede llegar a 42, una circunstancia excepcional que se explica por la presencia de los llamados “dientes de lobo”. Estas piezas tienen carácter vestigial y aparecen en muy pocos caballos, obligando a su extracción dado que crecen en el lugar que ocupa el bocado.

La dentadura de un caballo adulto la forman 12 son incisivos, 12 premolares, 12 molares y 4 caninos. Estos colmillos aparecen a los 4-5 años y en la mayoría de las yeguas no existen o están poco desarrollados.

dentadura caballos jóvenes

Si estamos interesados en conocer la edad de un caballo joven el procedimiento es mirar su dentadura y comprobar cuántas piezas dentales hay, principalmente incisivos, y si están o no en proceso de cambio. Es importante anotar que este método únicamente puede servirnos hasta los 5-6 años.

¿Cuándo le salen los dientes a los potros?

  • En el momento del nacimiento los potrillos tan sólo tienen cuatro incisivos (dos en cada mandíbula). Un mes después la dentadura del potro ya cuenta con 20 dientes (8 incisivos y 12 molares), que serán 24 piezas a los nueves meses gracias a la presencia de un total de 12 incisivos.
  • Yearling. A la edad de un año el número de piezas dentales del “yearling” será de 28 al haberse sumado cuatro dientes molares más, mientras que a los 18 meses la dentadura del “yearling” tendrá 32 piezas (20 molares y 12 incisivos).

¿Cuántos dientes tiene un caballo joven?

  • A los 2-3 años. A esta edad la dentadura del caballo mantiene sus 32 piezas, pero la novedad es que una parte de los incisivos temporales estará en proceso de cambio para convertirse en permanentes.
  • A los 4 años. Si inspeccionamos la dentadura de un caballo de cuatro años podremos comprobar que posiblemente ya habrán aparecido los caninos y que el número de molares y premolares asciende a 24 piezas, lo que significa que la dentadura del animal está al completo con 36-40 dientes.
  • A los 5 años. A esta edad ya no existen dientes de leche y todas las piezas son permanentes.
dentadura caballo joven

¿Cómo crecen los dientes de los caballos?

A partir de los seis años y con la dentadura permanente ya desarrollada el cálculo de la edad mediante el análisis de los dientes deja de ser un método exacto, de forma que además de comprobar el desgaste más o menos marcado de las piezas dentales también tendremos que fijarnos en el desarrollo anatómico y en la propia actitud del animal para calcular una edad aproximada.

  • Entre 6 y 10 años. A esta edad los caballos muestran una dentadura en muy buenas condiciones, salvo casos excepcionales, dado que no ha transcurrido tiempo suficiente para que el desgaste de las piezas dentales muestre malos contactos en los incisivos u otro tipo de problemas.
  • A partir de los 10 años. En los caballos el Surco de Galvayne aparece en los incisivos superiores de los extremos a partir de los 10 años. Este surco comienza en la zona próxima a la encía avanzando hacia la parte inferior a medida que pasan los años. Si observamos que el Surco de Galvayne llega a mitad del diente la edad del caballo es de unos 15 años y si ha alcanzado el final es que el caballo no cumple menos de 20 años.

A partir de esa edad el Surco de Galvayne va desapareciendo hasta desaparecer por completo sobre los 30 años.

seguro para caballos
Perfil del autor
 | Web

Periodista | Comunicación corporativa y Marketing Digital en TERRÁNEA

Jesús Rengel Ortiz

Periodista | Comunicación corporativa y Marketing Digital en TERRÁNEA

2 comentarios

  1. Ya se que esta web esta dedicada a los caballos. Podria haber algun comentario sobe otros equidos como por ejemplo burros?

    • Hola Victoria.
      En primer lugar, gracias por escribirnos. Nuestro blog toca todo tipo de temas. Fundamentalmente todo aquello que sea asegurable. Así que por supuesto que podríamos publicar sobre otros équidos. Si quieres puedes sugerirnos qué tipo de contenidos sobre burros te gustaría que publicásemos.
      ¡Saludos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *