Proteger a un caballo del frío: 5 consejos a seguir en invierno

Las bajas temperaturas nos afectan a todos, y también a nuestros animales. La condición de sangre caliente que caracteriza a los caballos no les exime de sufrir posibles heladas muy habituales en los meses invernales. Seguir una serie de pautas resultará fundamental para ayudarles a sobrevivir al frío invernal.

Todo lo que debes saber sobre cómo proteger a un caballo del frío.

Con la llegada de las temperaturas invernales, conviene cuidarnos como es debido para evitar posibles contratiempos que afecten a nuestra salud. En lo que respecta a los animales, la situación no es diferente y también necesitan los pertinentes cuidados necesarios para esta época del año.

Esto mismo sucede con los caballos, animales que destacan por su excelente adaptación a las diferentes condiciones climáticas, que si bien ello no les basta para ser totalmente ajenos al frío invernal, tan habitual en estos meses del año.

Para ayudar a nuestro equino a combatir el descenso de las temperaturas, será importante llevar a cabo una serie de medidas con las que le protegeremos de padecer posibles enfermedades y le ayudaremos a sobrellevar de la forma más llevadera posible la llegada del intenso frío. Un refugio ideal acompañado de una alimentación adecuada y un ejercicio necesario serán aspectos imprescindibles para que nuestro caballo haga frente al invierno. Con estos útiles consejos, el descenso de las temperaturas no será problema ni para ti ni para tu compañero equino.

1. Usa mantas que abriguen al caballo

Si de algo hacemos uso cuando llegan las bajas temperaturas es de aquellas prendas que nos abriguen y nos aporten calor. En los caballos sucede de forma similar, por lo que el empleo de mantas que cubran el cuerpo de nuestro equino nos será muy útil, ya que en invierno la abundancia de pelaje en estos animales es menor.

Caballos abrigados con mantas.

Éstas deberán colocarse de forma ajustada al animal, para que ni quede larga ni corta y de esta forma proteja toda su estructura, además de que así conseguiremos evitar a nuestro equino posibles enganches y rozaduras. La exposición al viento o la lluvia en invierno es prácticamente sinónimo de enfriamiento y para ello conviene abrigar a nuestros caballos como es debido.

2. Acondiciona su establo contra el frío

El lugar de descanso de nuestro equino también posee un gran peso a la hora de proteger a tu caballo del frío en invierno. Lo más recomendable es que nuestro compañero equino posea un establo acondicionado en el que estar protegido de heladas, lluvias u otras inclemencias meteorológicas, por lo que conviene disponer de un recinto cubierto para estos meses del año. Eso sí, no hay que olvidar que la situación de los jóvenes caballos no es la misma que la de aquellos equinos de edad avanzada, más necesitados si cabe de un lugar de descanso idóneo.

Un caballo descansa en su establo.

Será fundamental también, claro está, que dicho lugar se encuentre en las mejores condiciones higiénicas posibles para evitar la aparición de bacterias u hongos que puedan afectar a nuestro equino. Por ello, la limpieza y ventilación del recinto deben realizarse de forma regular, además de cambiar ,-al menos una vez en semana- el material de su cama de paja.

Durante el día, debemos prestar atención al estado en el que se encuentra el caballo. Si le notamos temblores, debemos ofrecerle el resguardo que necesita, ya sea en el establo o zona de descanso. Una vez dentro, podremos abrigarlo con mantas si lo consideramos necesario.

3. Qué debe comer un caballo en invierno

No pienses que los alimentos que ingiere nuestro animal no afectarán a nuestro objetivo de proteger a un caballo del frío en invierno. La comida que le proporcionemos a nuestro equino será también un aspecto a tener en cuenta para sobrellevar el descenso de temperaturas.

El forraje o el heno son los alimentos más recomendados para los caballos en invierno.

Una dieta equilibrada que contenga forraje, una hierba muy nutritiva, y heno de buena calidad resultará idónea para que se mantenga en las mejores condiciones físicas y saludables. Además, conviene que el animal disponga de agua para hidratarse, que si bien necesitan grandes cantidades de líquido al día, siempre debemos controlar que no se exceda demasiado. También debemos controlar que ésta se encuentre sobre todo limpia, para lo que los recipientes deben estar pulcros para evitar que el líquido de su interior pueda congelarse. El agua fría no es nada aconsejable puesto que puede provocar que el animal no ingiera las cantidades de líquido adecuadas e incluso pueda deshidratarse.

Hay que tener en cuenta también que la alimentación dependerá de varios factores, como el tamaño o el peso del equino, además de su raza, edad o la actividad física que el animal realice habitualmente. Sí que se recomienda aumentar dicha dieta durante el periodo invernal o incluso unos meses antes, y así ir acumulando reservas de energía que serán necesarias más tarde.

4. Cuánto ejercicio debe hacer un caballo en invierno

El ejercicio es algo indispensable en la rutina de un caballo. En los meses en los que dura el invierno, la actividad física que nuestro equino realice será fundamental para contrarrestar las heladas propias de esta época del año.

Si bien la temperatura corporal de este animal es elevada, -puede rozar casi los 40ºC-, esto no implica que los caballos no pasen frío. Es cierto que soportan el descenso de temperaturas, pero para mantener el calor en su cuerpo consumen demasiada energía.

Jinete monta a caballo en invierno.

De hecho, es durante estos meses invernales cuando el jinete puede tender a montar a caballo con menos regularidad. Conviene por tanto que nuestros caballos no abandonen por completo la actividad física para mantener la forma y así combatir el frío.

Realizar paseos o recorrer pequeños trayectos pueden ser algunas opciones a tener en cuenta en invierno, aunque en general el ejercicio y la actividad física siempre les aportará beneficios físicos y saludables, manteniendo su musculatura en forma y su temperatura corporal alta. Pero eso sí, sólo cuando la climatología lo permita, evitando los cambios bruscos de temperatura y sin olvidar que debemos calentar la musculatura del animal antes de realizar ejercicio, y enfriarla una vez terminado el mismo.

5. La importancia de la limpieza en los caballos

Ya sea en invierno o en cualquier otra estación, debemos mantener a nuestro equino en las mejores condiciones higiénicas para su comodidad y confort. Aunque la temperatura ambiente haya sufrido un descenso notable, no podemos dejar de duchar al animal, aunque sí que podremos optar por una menor regularidad en cuanto a su aseo. Un proceso que además requiere cautela y minuciosidad por nuestra parte, y tras el que se recomienda utilizar siempre una manta para el secado que elimine cualquier tipo de humedad.

Mantener en buen estado el pelaje de nuestro equino y sus cascos será otra tarea a tener en cuenta también en invierno, al tratarse de zonas sensibles y frágiles que necesitan cuidados específicos en cualquier época del año. Para consultar todo lo que debes saber sobre los cascos de los caballos, te recomendamos la lectura de este artículo.

Caballo pasa frío en invierno.

Estamos de acuerdo en que el bienestar de nuestro equino es lo más importante, por lo que siempre debemos tener en cuenta la opinión de un veterinario especialista, que nos resolverá las dudas  y nos aportará las mejores recomendaciones acerca de la salud del animal. Y ni el frío ni las bajas temperaturas serán impedimento alguno para disfrutar del invierno con nuestro caballo.

seguro para caballos

Proteger a un caballo del frío: 5 consejos a seguir en invierno
5 (100%) 1 vote[s]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *