7 consejos para prevenir y tratar un golpe de calor en perros

Las olas de calor nos acompañan en ocasiones en el periodo veraniego y las prevenciones que se te tomen son pocas, sobre todo si contamos con una mascota en el hogar.

PERRO BEBE AGUA PARA EVITAR GOLPE DE CALOR

El golpe de calor es una de las consecuencias más severas que podemos sufrir tanto humanos como animales de compañía por las altas temperaturas veraniegas. Es necesario por tanto contar con una preparación previa a modo de prevención, puesto que sin una intervención rápida, puede significar incluso la muerte de la mascota.

PASTOR ALEMÁN BEBIENDO

Ante esta situación y como entidad que aboga por una salud óptima de los animales, el Colegio de Veterinarios de Madrid ha publicado una pequeña guía en la que incluye consejos para prevenir un golpe de calor, detectar los síntomas y actuar en caso de que nuestro mejor amigo la termine padeciendo.

1. Que no le falte a tu perro agua fresca y limpia

Los veterinarios tienen claro que como propietarios, tenemos la responsabilidad, ante temperaturas demasiado elevadas, de procurar que nuestro perro tenga a su disposición agua fresca y limpia las 24 horas del día. Eso implica comprobar periódicamente el bebedero para volver a llenarlo de agua cuando nuestro peludo lo haya terminado, y por supuesto procurar que no esté a pleno sol, puesto que el calor puede provocar que el agua se evapore o simplemente se caliente, lo que hará que el perro deje de beber.

CHIHUAHUA BEBIENDO AGUA

Hay que tener claro que el agua no sólo es importante en casa, puesto que cuando salgamos de paseo nuestra mascota tendrá sed y si vamos de excursión o viajamos en coche con perro no debemos olvidarnos de llevarla e hidratarle.

2. Dale de comer en las horas menos cálidas del día

El calor intenso puede reducir el apetito y las ganas de moverse de tu mascota. Lo más aconsejable según los veterinarios madrileños es darle de comer en las horas menos cálidas del día, por ejemplo a primera hora de la mañana y por la noche.

3. Cuidado con el suelo del asfalto

El lugar de descanso del perro debe ser aquel en el que esté protegido del sol y donde tenga el suficiente frescor para estar lo más cómodo posible, sobre todo en las horas más cálidas del día, ya sea en casa o en el exterior. No conviene salir a pasear en las horas centrales del día, puesto que son aquellas en las que el calor es más extremo. Y cuando salgamos, debemos prestar atención al suelo de la calle, que puede estar muy caliente y puede dañar las almohadillas y es frecuente que al dar paseos y correr a estas horas, puedan sufrir lipotimias.

Como recomiendan muchos veterinarios en sus consultas, aplicar la “regla de los 5 segundos“ puede ser determinante para comprobar por ti mismo si podríamos aguantar más de ese tiempo el calor del asfalto poniendo el dorso de la mano sobre el suelo. Si no es así, ten presente que a tu perro le pasará lo mismo en las almohadillas de sus patas, por lo que será el momento de sacarlo de paseo por algún parque o donde haya césped. Y deja sólo el asfalto para aquellos espacios donde haya más sombra. No te lo tomes a la ligera, tu mascota puede sufrir erosiones e incluso quemaduras en sus almohadillas.

4. Nunca le dejes dentro del coche con las ventanillas cerradas

No te plantees ni por asomo dejar al perro en un coche con las ventanillas cerradas, ni siquiera estando estacionado en un lugar a la sombra. Una ola de calor puede provocar una desgracia si los propietarios de mascotas las dejan en el coche.

La Policía incluso se vio en la obligación de desmentir recientemente a una solución que se extendió en forma de bulo por las redes sociales, que consistía en romper la ventanilla del vehículo si nos encontramos con un perro atrapado.

5. ¿Le debemos cortar el pelo a nuestro perro por el calor?

No creas que por cortar el pelo a tu perro este va a pasar menos calor. Lo que recomiendan los veterinarios de la Comunidad de Madrid es dejar unos 2-3 centímetros aproximados de longitud, puesto que el pelo le protege incluso del calor y de las quemaduras solares.

6. Ojo con las razas de perros de tipo braquicéfalo

Debemos recordar que los perros no sudan como nosotros, sino que lo hacen sólo a través de la boca, en un proceso que dificulta más su autorregulación de temperatura, ya que se refrigeran únicamente a través de la respiración y del jadeo. Es por ello que ciertas razas necesitan mayor precaución. Nos referimos a las de tipo braquicéfalo, como el Bóxer, el Carlino o el Bulldog. En definitiva nos referimos a perros con hocico corto o chato, mucho más propensos al golpe de calor que los humanos.

7. Qué hacer si mi perro sufre un golpe de calor

Todo lo expuesto hasta aquí resulta fundamental a modo de prevención para evitar un golpe de calor en perros. Pero igualmente tenemos que tener claro qué debemos hacer si se acaba produciendo. Detectar los síntomas nos ayudará a que pueda afectar con mayor gravedad.

SÍNTOMAS DE GOLPE DE CALOR EN PERROS

Si el animal respira con dificultad y se niega a caminar, debemos en primer lugar intentar bajar la temperatura lo más rápido posible. Acude rápido a la sombra y ofrécele agua si puede beber, mientras le refrescas poco a poco, nunca de golpe en una bañera o con una manguera. Y así hasta que el animal se estabilice y retome su respiración normal.

Si los síntomas o la situación son más graves, el Colegio de Veterinarios de Madrid recomienda empapar una camiseta en agua y aplicársela tipo paño húmedo tanto en el cuello como en la cabeza y llevarle urgentemente a tu centro veterinario más cercano.

Y si uno de tus planes para este verano es ir a la playa con tu perro, no dejes de echar un vistazo a estos consejos que te recomendamos en nuestro blog.

seguro para perro

Jesús Rengel Ortiz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *