¿A qué edad se puede comenzar a montar a caballo?

Los expertos aconsejan que los niños no comiencen con ponis antes de los cinco años y que no pasen a montar caballos hasta al menos tener cumplidos los doce. La equitación es una actividad deportiva que exige ir muy de la mano de los centros ecuestres.

De la mano de los expertos y siempre de acuerdo a su rango de edad y atendiendo a sus aficiones, que los niños practiquen actividades deportivas siempre es aconsejable para un correcto desarrollo físico y mental y porque en general el deporte lleva implícita una fuerte carga de socialización al realizarse de forma grupal y colectiva.

La equitación es una de esas actividades deportivas donde, además de los beneficios inherentes al propio deporte, la presencia de los caballos aporta a los niños un plus a la hora de relacionarse con los animales, conocerlos, cuidarlos, respetarlos y, fundamentalmente, perderles el miedo.

Pero a la hora de llevar a nuestros hijos a “montar a caballo” la primera duda que nos surge a los padres es saber cuál es la edad idónea para comenzar, sobre todo porque como sucede con cualquier otra iniciativa que las personas llevamos a cabo en la vida unos buenos principios suelen augurarnos muchas satisfacciones en el futuro y la equitación es uno de esos deportes donde desde niños podemos disfrutar con su práctica.

¿Quiénes pueden resolver nuestras dudas? Si queremos que nuestros hijos comiencen con los caballos lo aconsejable es buscar un centro ecuestre que nos aporte las suficientes garantías de profesionalidad, así que en este sentido elegiremos uno que esté homologado por la federación territorial correspondiente, para lo cual  podemos informarnos en la web de la federación hípica española.

La teoría desaconseja que los niños se inicien en la equitación antes de los cinco años y en este sentido los padres no debemos tener prisa, así que a partir de esa edad podemos comenzar a pensar en llevar a nuestros hijos a “montar en ponis”, siempre que ello les satisfaga y no les suponga ningún esfuerzo ni sufrimiento. Siempre hay que tener en cuenta que lo que disgusta a los cinco años quizá sea un placer a los diez.

A los nueve años, dependiendo de cada caso, el niño que comenzó en la equitación a los cinco probablemente esté en condiciones de pasar al siguiente nivel y comenzar con caballos, aunque para algunos expertos ecuestres este salto no debe producirse antes de los doce años. ¿Por qué? Dominar a un caballo no sólo es cuestión de madurez mental, sino también de madurez física y de ser capaz de dominar al animal con las piernas y los brazos y simultáneamente de ser consciente del entorno, más o menos como cuando los adultos conducimos un coche.

Para conseguir los objetivos es básico, aunque a veces pueda resultarnos aburrido, el trabajo en pista con todo tipo de ponis y caballos. Resulta frecuente que los niños se encariñen con un determinado animal y se muestren contrarios a cambiar de montura, cuando precisamente lo beneficioso es justamente lo contrario, porque montando diferentes caballos se consigue tener un mayor conocimiento de los mismos y el empleo de diferentes técnicas y formas de montar dependiendo de sus diferentes comportamientos.

También es básico el trabajo inicial de conocimiento de todos los enseres que forman parte de la equitación, cuáles son sus funciones y cómo se manejan y colocan correctamente sobre el animal, al igual que aprender a subirse al caballo, la posición correcta sobre la montura, la forma de sujetar las riendas y los movimientos que el jinete realiza en función de que el caballo vaya al paso o al trote.

Si nos dejamos aconsejar por los expertos y hacemos caso a nuestros hijos en no mucho tiempo lo padres estaremos muy satisfechos viéndoles sobre un caballo, porque en ese momento estarán divirtiéndose y al mismo tiempo desarrollando su musculatura y articulaciones, mejorando su autoestima y confianza en ellos mismos, trabajando la necesaria concentración y aprendiendo a expresarse de forma no verbal para conectar y entenderse con el caballo.

Por supuesto, y aunque no hace falta citarlo porque todo centro ecuestre lo exige, cualquier persona que monte a caballo debe ir equipada, además de con pantalones, botas de montar y guantes, con las medidas de protección obligatorias (casco).

Dos clases semanales son suficientes para comenzar y sobretodo en los comienzos no dejar de practicar la equitación durante largos periodos de tiempo para no olvidar lo aprendido.

seguro para caballos

¿A qué edad se puede comenzar a montar a caballo?
5 (100%) 1 vote

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *