Perfectly Keyless: ¿Adiós definitivo a las llaves del coche?

Hasta 1910 arrancar un automóvil era una tarea muy complicada que solo algunos conductores con buena formación podían realizar. Sin embargo, en aquel año un invento revolucionario simplificó este proceso. Nos encontramos ante el nacimiento de la primera llave para el coche inventada por Henry Ford. Desde entonces este elemento no ha hecho más que evolucionar hasta nuestros días, tanto que las llaves de nuestros coches están a punto de desaparecer.

llaves del coche

La historia del automóvil se remonta al siglo XIX, concretamente a 1860 cuando Etienne Lenoir patentó el primer vehículo con motor de combustióninterna y desde su nacimiento el automóvil ha sido considerado como uno de los inventos más revolucionarios.

En estos 160 años todos los elementos que componen un vehículo y sus tecnologías han ido avanzando y desarrollándose, desde la mecánica a los motores pasando por elementos tan necesarios como los cinturones de seguridad.

El rediseño o la incorporación de algunos de estos elementos ha sido muy reconocida, sin embargo, hay otros que también han evolucionado y a los que nunca se les ha prestado demasiada atención. Uno de ellos son las llaves del coche cuya aparición supuso la simplificación del proceso de arranque de los automóviles.

La primera llave para el coche de la historia

A comienzos del siglo XX la producción de vehículos había aumentado su ritmo en países como Francia o Estados Unidos, pero sin embargo conseguir arrancar estoscoches era una tarea muy compleja que solo algunas manos experimentadas y expertas eran capaces de llevar a cabo con eficacia.

Hay que recordar que durante la primera década del siglo pasado el proceso de arranque de un automóvil requería de al menos diez pasos, uno de los cuales era la activación del sistema de arranque mediante un interruptor giratorio.

Tuvieron que transcurrir diez años para que el mundo asistiera a la aparición de la primera llave para coche. Concretamente, en 1910 Henry Ford incorporó este pequeño elemento de metal en su Model T, revolucionando con ello la industria automotriz y facilitando que los automóviles se popularizaran.

Al principio las llaves de los coches solo servían para bloquear el circuito eléctrico de la ignición, por lo que los conductores todavía debían arrancar manualmente el motor.

El paso a la llave única

En la década de 1920 se produjeron dos grandes hitos en relación con las llaves de los automóviles. Por un lado, los conductores empezaron a preocuparse por la seguridad de sus coches y consideraron oportuno cerrarlos con llave.

llaves del coche ¿en vías de extinción?

Este gesto tan normalizado en la actualidad era algo casi impensable en la época, sin embargo, este cambio en las costumbre supuso la incorporación de una llave en los vehículos para cerrar las puertas, aunque cierto es que durante muchos años fue necesaria una segunda llave para realizar esta operación.

Por otro lado, esa llave que inicialmente tan solo bloqueaba el sistema eléctrico también evolucionó para que con ella fuera posible encender y apagar el motor de arranque. Además, una vez que la llave era retirada el volante quedaba bloqueado, lo que significaba un segundo sistema de protección en caso de robo.

Hubo que esperar hasta los años senta para poder ver la primera llave “moderna”. A mediados de esa década la llave única, que arrancaba el vehículo y que también servía para abrir y cerrar las puertas, se convirtió en un elemento habitual.

Además, en 1965 Ford presentaría la llave doble cara. A diferencia de las diseñadas hasta el momento, este tipo de llave simplificaría la vida de los conductores al poder introducirse en el bombín de la cerradura por ambos lados.

El nacimiento del cierre centralizado

El sistema de llave única se mantendría vigentehasta comienzos de los noventa, momento en el que comenzó el auge del cierre centralizado. Este sistema supondría una auténtica revolución para los usuarios de los automóviles, pues los conductores ya no tenían que ir cerrando cada puerta individualmente.

Este nuevo sistema también permitía localizar el vehículo cuando el conductor no recordaba dónde había aparcado, porque gracias a un botón instalado en el control remoto se podían encender los intermitentes para marcar la posición del vehículo.

Además, en 1990 también apareció la primera llave integrada en el mando. Conocida como “swichtblade” el primer modelo que pudo abrirse con este nuevo sistema fue el Mercedes-Benz SL. Fue tal el éxito de la llave integrada que a día de hoy todavía muchos fabricantes la mantienen.

La desaparición de las llaves del coche

Si de una llave física se pasó a un mando inalámbrico para abrir el coche todo hacía presagiar que ocurriese lo mismo con la acción de arrancar el motor. Fue en 1999 cuando se introdujo por primera vez en un coche la posibilidad de arrancar el motor pulsando un botón.

dos llaves de coche

Este salto ha sido muy bien recibido por los conductores que ya no necesitan buscar la llave para poner en marcha su vehículo, con la única salvedad de que todavía es necesario llevar este pequeño objeto en los bolsillos.

El siguiente paso es hacer desaparecer las llaves del coche. Diferentes empresas ya están desarrollando tecnologías para que las puertas y el motor de nuestros vehículos puedan controlarse desde un teléfono inteligente. De esta manera no solo ganamos en comodidad sino también en seguridad contra ladrones.

Un ejemplo de esta tecnología es el sistema “Perfectly Keyless” de acceso y arranque desarrollado por Bosch y que consiste en una llave digital almacenada en tu smartphone. A través de unos sensores el vehículo reconoce el teléfono siendo posible abrir y cerrar las puertas y arrancar el motor. Por tanto, la tecnología puede hacer que digamos adiós a las llaves del coche tal y como las conocemos y que las futuras generaciones vean este elemento como algo obsoleto.

seguro turismo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *