El Gobierno subirá los impuestos para los vehículos más contaminantes

Dentro del Plan de Transición Energética el Gobierno está preparando una importante reforma con referencia a los impuestos de matriculación y circulación. El objetivo es que los vehículos paguen más en función de su calificación medioambiental y dirigir lo recaudado por este motivo a poner en marcha medidas que favorezcan una movilidad sostenible.

rotonda con vehículos

La revisión de los impuestos de matriculación y circulación para los vehículos más contaminantes está cada vez más cerca de hacerse efectiva. Dentro del Plan de Transición Energética que prepara el Gobierno está prevista una revisión de la fiscalidad con el objetivo de ejercer una mayor presión sobre aquellos vehículos que contaminen más y al mismo tiempo favorecer el uso de energías alternativas para la movilidad.

El primer paso de este Plan de Transición Energética fue la puesta en marcha del etiquetado de emisiones de la Dirección General de Tráfico (DGT), un sistema que sirve para calificar a los vehículos en función de su sistema de propulsión y de sus niveles de gases y partículas contaminantes emitidas.

Desde el Gobierno todavía no se han especificado medidas concretas de cómo se desarrollará esta subida de los impuestos de matriculación y circulación, pero si es seguro que se equipararán los impuestos de los vehículos diésel y gasolina.

Impuesto de Matriculación

En cuanto al Impuesto de Matriculación se pretenden actualizar los tramos de emisiones en los que está basado, equiparando los precios de un vehículo eléctrico y de otro con motor de combustión.

Actualmente, los tramos del Impuesto de Matriculación van desde el 0% para aquellos vehículos con emisiones iguales o menores a 120 gr/km de CO2, hasta el 14,75% para los que superan o igualan los 200 gr/km de CO2. Entre ellos hay dos tramos más del 4,75% para unas emisiones de CO2 de 120 a 160 gr/km y del 9,75% para aquellos que emiten entre 160 y 200 gr/km de CO2.

De momento y hasta 2021 el Gobierno ha concedido una moratoria para comenzar a calcular las emisiones según el nuevo protocolo WLTP. Una vez se comience a aplicar este sistema se notará un rápido incremento de los ingresos derivados de este impuesto, pues además de ser más exigente que el sistema actual las diferencias entre la circulación real y las pruebas de laboratorio son más elevadas.

Impuesto de Circulación

En lo que respecta al Impuesto de Circulación, el famoso numerito, la revisión de la fiscalidad pretende penalizar a los vehículos más antiguos y contaminantes basándose en la normativa Euro y en los distintivos medioambientales de la DGT.

Este tipo de penalizaciones ya se aplican en algunos puntos de España, como es el caso de Madrid Central, donde los coches más contaminantes tienen restringida la circulación. Esta medida no está exenta de polémica, pues el cambio del gravamen afectaría a todos los vehículos por igual sin tener en cuenta el uso que se hace de ellos.

tráfico en Madrid

Con estas dos revisiones se conseguiría un aumento de la recaudación, que el Gobierno pretende reinvertir en fomentar el uso del vehículo eléctrico y crear una amplía infraestructura de puntos de recarga, una pequeña parte del ambicioso plan de electrificación que el ejecutivo socialista tiene preparado para España.

La subida de los impuestos de matriculación y circulación a los vehículos más contaminantes no solo busca acabar con los altos índices de contaminación de las grandes ciudades. Con este nuevo gravamen se pretende reducir el uso del coche privado en el entorno urbano hasta en un 35% antes de 2030 y en un 1,5% anual en entornos interurbanos.

Con este fin se impulsarán medidas que favorezcan el teletrabajo, el uso del vehículo compartido primando por encima de todos al vehículo eléctrico y popularicen los medios de desplazamiento más sanos como caminar o la bicicleta.

Europa también pretende hacer una revisión fiscal

Con el objetivo de adaptarse a los compromisos adquiridos en materia de cambio climático, la Comisión Europea ya está trabajando en una reforma de la fiscalidad ambiental.

Al igual que sucede en España se está planteando una subida de los impuestos que afecten a las emisiones de CO2 al mismo tiempo que se valora la creación de nuevos impuestos relacionados con las emisiones de NOx.

seguro turismo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *