Holanda se suma a la prohibición de los collares eléctricos para perros

El Gobierno holandés ha confirmado que modificará la normativa que regula la protección de los animales de compañía y que incluirá la prohibición de los collares eléctricos para mascotas.

collares electricos para perros prohibidos en holanda

Holanda ha puesto en marcha la prohibición del uso de collares eléctricos para perros y que producen en los animales descargas eléctricas. Así lo ha confirmado la ministra de Agricultura del país holandés Carola Schouten en un comunicado oficial enviado al Parlamento holandés, en el que razona la decisión en base al «sufrimiento considerable» que estos dispositivos provocan en los canes, por lo que su uso dejará de ser legal a partir del 2020.

Como aparatos fabricados para producir impulsos eléctricos que se activan a través de un mando a distancia, estos collares han sido empleados como medio para la educación y el adiestramiento de estas mascotas, algo que para la ministra pasa a un segundo plano cuando se pone en riesgo el bienestar del animal, además de tratarse en su opinión de una enseñanza «a través del castigo», añadiendo que el propietario «debe ser responsable y entrenarlo bien sin necesidad de estos aparatos».

A pesar de que los fabricantes de estos dispositivos han insistido en su fiabilidad a la hora de controlar la agresividad, sus ladridos o que pueda escaparse, las voces que claman en contra de su uso no paran de multiplicarse, alegando incluso que puede afectar a su comportamiento y convivencia con otros perros, además de aumentar su estrés.

De hecho, el de Holanda no es ni mucho menos el primer país que prohíbe el uso de collares eléctricos para perros en Europa. Otros como Noruega, Suecia, Dinamarca, Suiza, Alemania o Eslovenia ya restringieron su uso con anterioridad. Es por ello que la Asociación de Terapia en la Conducta para perros de Holanda ha mostrado su satisfacción ante la aprobación de una medida «que ha tardado mucho».

La nueva medida comenzará a ser una realidad en 2020 y de esta forma el gobierno holandés dará tiempo a los usuarios que empleen ya sea para su venta o uso estos aparatos eléctricos hasta la modificación en la ley que protege a los animales en el país europeo. Schouten tiene previsto además consultar con la policía holandesa el uso de los collares con perros adiestrados para detectar drogas.

En Reino Unido, como ya os adelantamos en nuestro blog, para la restricción de estos dispositivos tuvo una gran influencia el Kennel Club, consiguiendo la aprobación de su prohibición en todo el Reino Unido, mientras que en países como Gales y Escocia ya estaba vigente desde 2010. Para ello, se alegaron graves problemas de comportamiento en los perros debido al uso de estos collares debido a sus continuas descargas eléctricas.

En España aún no se encuentra vigente esta prohibición y las organizaciones que promueven el bienestar animal continúan reivindicando el fin de su utilización.

seguro para perro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *