Ortorexia nerviosa, llega la obsesión por comer demasiado sano

La preocupación patológica por ingerir exclusivamente alimentos libres de sustancias químicas puede llegar a convertirse en un problema, porque este tipo de comportamientos puede derivar en un trastorno conocido como ortorexia nerviosa.

ortorexia nerviosa

El término médico de ortorexia nerviosa es un concepto relativamente moderno. En el año 2000 Steven Bratman definió esta patología como la obsesión por la comida sana. El origen de esta palabra está en los conceptos griegos “ortho” (justo, recto) y “orexia” (apetencia).

Existen escasos estudios acerca de este trastorno alimenticio, por lo que la ortorexia nerviosa no está reconocida oficialmente y la poca investigación realizada sí parece revelar que detrás de esta excesiva preocupación por llevar a alimentación saludable pueden esconderse problemas psíquicos.

La ortorexia nerviosa es una obsesión por ingerir únicamente alimentos ecológicos, libres de pesticidas, herbicidas y cualquier tipo de sustancias químicas, lo que en muchas ocasiones deriva en suprimir de la dieta la carne o algunos grupos  alimenticios sin sustituirlos adecuadamente por otros que aporten los mismos complementos nutricionales.

¿Quiénes son más propensos a padecer ortorexia nerviosa?

Los grupos de más riesgo o más predispuestos a sufrir este tipo de trastorno son aquellos donde exista una personalidad muy estricta, controladora y exigente con ellos mismos y con los demás o donde ya exista algún tipo de comportamiento obsesivo compulsivo.

Dentro de estos grupos la ortorexia nerviosa suele darse con más dificultad en sectores de población con menor nivel socio-económico. El hecho de que se detecten más casos entre la “clase media-alta”, se debe fundamentalmente al elevado precio que tiene la comida ecológica.

Si seguimos detallando el perfil más vulnerable detectamos que son las mujeres, mayoritariamente jóvenes, las más afectadas. Quererse parecer a una modelo o a una actriz lleva a las mujeres a adquirir hábitos alimenticios que no siempre resultan ser tan saludables como ellas creen. Si a esto le sumamos que estas figuras de influencia proclaman a los cuatro vientos sus excéntricas dietas tenemos el caldo de cultivo perfecto para que las jóvenes acaben padeciendo ortorexia nerviosa.

En los grupos de riesgo a las mujeres hay que sumar también a muchos deportistas, especialmente aquellos que se dedican al mundo del culturismo o el atletismo. Este tipo de personas muestran una preocupación desmesurada por el valor nutricional de los alimentos y las consecuencias que puede tener para su cuerpo la ingesta de alimentos prohibidos para ellos.

El último de los grupos de riesgo que pueden verse afectados por la ortorexia nerviosa son aquellas persona que hayan pasado por otro tipo de trastorno alimenticio, tales como la bulimia o la anorexia. También entrarían en este grupo aquellas personas preocupadas en exceso por tener un cuerpo musculoso, lo que se conoce como vigorexia.

Causas y consecuencias de la ortorexia

Para Steven Bratman entre las principales razones de la aparición de la ortorexia nerviosa se encuentran la obsesión por buscar la salud perfecta, el temor a ser envenenado o enfermar por culpa de los tratamientos y aditivos de la industria alimentaria o las razones espirituales.

Si a cualquiera de estas motivaciones les sumamos la gran oferta alimentaria existente, la excesiva y poco contrastada información que podemos encontrar en internet y los cada vez más comunes y amplios espacios en los medios de comunicación dedicados a tratar temas de salud y alimentación, que no siempre cuentan con profesionales realmente preparados, nos encontramos ante el mejor caldo de cultivo para la propagación de este trastorno.

Las consecuencias de padecer ortorexia nerviosa pueden ser físicas y son las mismas que pueden derivarse de cualquier otro tipo de trastorno alimenticio, como desnutrición, carencia o abuso de vitaminas, anemia, hipotensión, osteoporosis, etc. En fases más avanzadas pueden aparecer alteraciones del comportamiento o una agudización de los trastornos obsesivos compulsivos.

En segundo lugar estarían consecuencias psicológicas como depresión o ansiedad, que por regla general son los primeros síntomas en aparecer.

¿Se puede diagnosticas y tratar la ortorexia nerviosa?

Todavía hay pocos estudios relacionados con este trastorno y por lo tanto poca información, pero sin embargo sí existen algunos criterios a la hora de diagnosticar la ortorexia nerviosa.

Para Steven Bratman la respuesta afirmativa a una de las siguientes preguntas permitiría detectar y diagnosticar la ortorexia nerviosa y su grado. Los criterios son:

  • Planificación minuciosa de lo que se comerá el día siguiente dedicando más de tres horas al día para elaborar el menú.
  • No disfrutar del placer de consumir los alimentos por la preocupación excesiva sobre la calidad de los mismos.
  • Pérdida de calidad de vida cuando disminuye la calidad de la alimentación.
  • Culpabilidad al saltarse las convicciones dietéticas.
  • Aislamiento social provocado por la rigurosidad alimentaria.

Además de los criterios de diagnóstico, algunas conductas como preparar o cortar los alimentos siempre de igual forma, o utilizar solo determinados material para cocinar, también pueden ser síntomas de ortorexia nerviosa, dado que se trata de trastornos obsesivos compulsivos.

La ortorexia nerviosa como cualquier trastorno de conducta alimentaria (anorexia, bulimia, etc…) tiene tratamiento. La recuperación física suele ser rápida, pero por el contrario la recuperación psicológica es un proceso realmente complicado. Para recuperarse completamente hay que eliminar cualquier rastro de conducta y hábitos que la persona haya ido adquiriendo a lo largo de los años, un camino que no es fácil de recorrer.

Ahora que sabes más sobre la ortorexia nerviosa, quizás te pueda interesar nuestro artículo sobre “Comer sano en verano“.

seguro médico

Ortorexia nerviosa, llega la obsesión por comer demasiado sano
5 (100%) 1 vote

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *