La revolución eléctrica de Porsche se llama Taycan

El nacimiento del Porsche Taycan pretende llevar la movilidad eléctrica a una nueva dimensión. Por un lado se busca no perder la esencia de la compañía en términos de rendimiento y autonomía y, por otro, el objetivo es presentar una alternativa real y válida a los motores de combustión tradicionales, para lo cual Porsche está realizando un gran esfuerzo a nivel de creación de servicios e infraestructuras de recarga para sus clientes.

Porsche Taycan

Cuando Porsche se decidió por el desarrollo de su primer vehículo eléctrico -Taycan- los responsables de la marca alemana establecieron dos condiciones. En primer lugar, el Taycan debía mantener los estándares de la marca en cuanto a rendimiento y autonomía y en, segundo lugar, el Taycan debía presentarse como una alternativa real a los motores de combustión.

Y todo apunta a que lo han conseguido, porque el Taycan puede representar una revolución para la movilidad eléctrica. Gracias a su tecnología de 800 voltios, desarrollada y evolucionada en los prototipos de competición ganadores en Las 24 Horas de LeMans, Porsche ha conseguido vencer las dos barreras que limitan el auge de los vehículos eléctricos, la autonomía y los tiempos de recarga.

El Porsche Taycan es capaz de recorrer 500 kilómetros con una sola recarga y, además, las baterías pueden recargar en tan sólo cuatro minutos energía suficiente para cubrir otros 100 kilómetros, distancia que puede alcanzar los 400 kilómetros con una recarga de 20 minutos utilizando un turbocargador.

Además de llegar más lejos y de recargar en menos tiempo, la compañía europea también tiene claro que el éxito de los coches eléctricos depende de que se puedan recargar en cualquier punto de forma cómoda, sencilla y con un precio garantizado.

El voltaje es la clave

Para poder hacer las recargas de la forma más rápida posible, Porsche considera que el voltaje de las estaciones es esencial. En la actualidad la práctica totalidad de los coches eléctricos funcionan con una tensión de 400 voltios y la potencia de carga es de 50kW. Esto supone que para poder recorrer 400 kilómetros tendremos que perder cerca de 80 minutos recargando las baterías.

Coche Porsche Taycan

Si se aumentará la potencia de los cargadores el tiempo se reduciría a la mitad, pero si queremos reducir todavía más los tiempos aumentando la potencia de recarga entonces se hacen necesarios nuevos sistemas de refrigeración.

Con unos enchufes refrigerados la potencia de recarga se podría aumentar hasta los 400 voltios y el tiempo se reduciría hasta los 30 minutos para ganar una autonomía de 400 kilómetros. Incluso, podría reducirse a escasos 15 minutos si la potencia fuera de 800 voltios. Además, no se necesitarían clavijas diferentes en el conector.

Una buena infraestructura

Las infraestructuras de recarga eléctrica van a crecer exponencialmente en los próximos meses y Porsche está trabajando para ofrecer soluciones integrales a los propietarios de un Taycan.

En España, por ejemplo, todos los Centros Porsche van a equipar turbocargadores de 320 kW. En el de Madrid Norte ya cuentan con seis postes y antes de que termine 2019 está previsto que todos los demás centros cuenten con al menos una estación de recarga.

En lo que se refiere a la infraestructura pública los clientes de Porsche podrán utilizar, además, la llamada “red de Ionity”, una joint-venture entre fabricantes que tiene previsto instalar 25 puntos de recarga en las carreteras de nuestro país antes de que el Taycan esté en circulación. Para 2020 las previsiones es que haya 30 estaciones Ionity en España y 400 en toda Europa.

Por otro lado, para completar la infraestructura de recarga Porsche ha iniciado un programa llamado “Destination Charging”, por el cual está llegando a acuerdos con hoteles, restaurantes, centros deportivos para que los clientes pueden recargar sus coches. La intención es que se instalen doscientos puntos antes de finalizar el 2019.

Facilitar el pago y la recarga

El sistema actual de recarga, con complicados sistemas de pago y precios de la energía extremadamente variables, es un obstáculo real para la aceptación de la electromovilidad.

Motor Porsche Taycan

Una infraestructura de carga fácil de usar es vital para lograr la popularización del coche eléctrico y por ello con “Charging Service” se quiere ofrece a los clientes de Porsche una plataforma donde controlar todos los aspectos del proceso de recarga, desde la ubicación de los puntos hasta el pago, facilitando su integración en la vida diaria.

Para ello Porsche ha establecido contratos con todos los operadores de estaciones de carga, gracias a lo cual sus clientes no tienen que registrarse con diferentes proveedores, tan sólo necesitan una única tarjeta de pago y pueden contar con un precio garantizado de la electricidad que se aplica en todo el país y recibir el gasto de energía en una única factura.

Además, este servicio localiza las estaciones de carga y el sistema de navegación Porsche se encarga de guiar a los clientes hacia el punto seleccionado. La información sobre la ubicación, la disponibilidad de las estaciones de recarga y el precio está se ofrece en tiempo real.  

La plataforma “Charging Service” cuenta ya con más de 49.000 puntos de recarga registrados en doce países, entre ellos Alemania, Austria, Suiza, Dinamarca, Países Bajos, Bélgica, Finlandia, Noruega, Francia, España, Gran Bretaña e Italia.

seguro turismo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *