Recambios “piratas”: Riesgos de usarlos en nuestro coche

Recientemente la Dirección General de Tráfico ha lanzado una campaña para alertar a los conductores sobre los riesgos que supone el montar piezas falsas o piratas en nuestros vehículos. Al mismo tiempo desde la DGT se recomienda el uso de recambios homologados, no solo por seguridad, sino también por razones de garantía y aumento del consumo de combustible y de las emisiones contaminantes.

Riegos de usar “recambios piratas” en nuestro coche

Las redes sociales se han convertido en una herramienta muy utilizada por la Dirección General de Tráfico (DGT) para el lanzamiento de sus campañas. La más reciente es una que pone el foco en los riesgos de utilizar piezas falsas, popularmente conocidas como “piezas pirata”, en los vehículos.

Esta campaña viene motivada por una alerta lanzada desde Europol (Oficina Europea de Policía), donde se asegura que muchos de los recambios mecánicos utilizados en los automóviles son pirateados por empresas que de forma fraudulenta los comercializan como auténticos.

Estas piezas falsas no cumplen con ninguno de los requisitos y estándares de homologación técnica ni de seguridad, lo que su utilización supone un riesgo para la seguridad vial y su venta una presunta estafa para los consumidores.

Basándose en esta alerta, la DGT ya publicó en su revista “Tráfico y Seguridad Vial” cuales son los peligros de equipar este tipo de componentes, como luces, escobillas, airbags o amortiguadores falsos, en nuestros vehículos.

En el mismo sentido también se pronunció la Asociación Española de Fabricantes de Equipos y Componentes para Automoción (Sernauto), desde donde se señala a algunos instaladores como los principales responsables del auge de las “piezas piratas”. Desde SERNAUTO aseguran que existe un gran desconocimiento entre los usuarios y que los conductores normalmente no son conscientes de que el recambio que se les ha instalado en su coche o que están comprando es falsificado.

Además, desde esta entidad también se hace hincapié en la dificultad de detectar este tipo de piezas, ya que la gran mayoría de los conductores no revisa a fondo el producto que adquiere. De esta manera no puede saber si se trata de un recambio original o de un recambio pirata.

Una pieza falsa pone en peligro tu vida

Europol ha alertado sobre cuales son las piezas falsas que con más frecuencia llegan al mercado, como escobillas, ópticas de los faros o neumáticos, pero también hay que contabilizar baterías, amortiguadores, frenos o airbags falsos, componentes que al no haber superado los controles preceptivos pueden poner en serio peligro nuestra vida y la de los demás usuarios de la carretera.

A continuación hemos elaborado un listado con los recambios más falsificados y cuáles pueden ser los riesgos de montarlos en nuestro vehículo:

Escobillas: Las escobillas del limpiaparabrisas son un elemento en el que muchos conductores prefieren ahorrarse algo de dinero a la hora de sustituir. Sin embargo, una pieza de mala calidad puede sufrir un desgaste prematuro afectando directamente a la visibilidad a la hora de conducir. Esto nos obligará a conducir forzando la vista más de lo debido. Además, alguno de los componentes de las escobillas falsificadas pueden ser defectuosos lo que puede provocar que estos recambios se desprendan durante la conducción.

Bombillas: Las luces de los faros son un elemento vital a la hora de conducir por la noche o en condiciones de baja visibilidad. Unas bombillas no originales pueden no alumbrar lo suficiente, dificultando la conducción, especialmente en curvas o cruces de caminos, o tener una intensidad muy alta y deslumbrar a los demás conductores.

Riegos de usar “recambios piratas” en nuestro coche

Neumáticos: Los neumáticos son el único punto de contacto entre el vehículo y la carretera por lo que por razones de seguridad debemos prestarles especial atención. Montar unas gomas falsificadas no solo supondrá una vida útil menor, sino un riesgo para nuestra seguridad. La pérdida prematura del dibujo de la banda de rodadura puede afectar negativamente al agarre, provocando que podamos perder el control del vehículo más fácilmente.

Catalizadores: Los catalizadores forman parte del sistema de escape y se encargan de reducir la contaminación producida al expulsar los gases al exterior. Por tanto, montar un catalizador pirata provocará que aumenten los gases contaminantes emitidos por nuestro vehículo. Al mismo tiempo, aumenta la posibilidad de incendio y de provocar serios daños en el motor.

Filtros: La mayoría de los coches llevan tres filtros (aceite, aire y combustible) que deben cambiarse periódicamente. El uso de filtros piratas puede provocar diferentes averías. Si se trata de falsificaciones del filtro de aceite o combustible los fallos mecánicos se producirán en el motor. Por su parte, si se trata del filtro del aire del habitáculo lo que estará en riesgo es nuestra salud al respirar un aire con más impurezas y gases nocivos.

Amortiguadores: Con unos amortiguadores no originales las suspensiones no van a funcionar correctamente, lo que provoca que la distancia de frenado aumente y que los frenos, las rótulas y los neumáticos se desgasten antes de tiempo.

Riegos de usar “recambios piratas” en nuestro coche

Frenos: Al igual que los neumáticos, unos recambios de frenos falsos ponen en grave peligro nuestra vida. Montar una de estas piezas sin homologación supone aumentar la distancia de frenado y, por lo tanto, hace crecer las posibilidad de sufrir un impacto.

Baterías: El uso de baterías que no sean originales implica que puedan desgastarse antes de lo debido y provoca fallos en cualquier otro elemento del sistema eléctrico del vehículo. Esto puede repercutir en un aumento considerable del consumo de combustible.

Airbags: Aunque pueda parecer mentira los airbags también son elementos que se falsifican. En caso de accidente puede no accionarse y resultar fatal o accionarse de forma involuntaria.

seguro turismo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *