Tacógrafos: Se calificarán las manipulaciones como delitos penales

Tomando como base una reciente sentencia del Tribunal Supremo, el Fiscal de Seguridad Vial, Bartolomé Vargas, ha instado a la Guardia Civil de Tráfico y a las policías autonómicas a que califiquen como delito los “trucajes” de los tacógrafos, un comportamiento que pasará de significar una denuncia administrativa de 4.000 euros a un delito por falsedad en documento oficial castigado con penas de tres meses a tres años de prisión.

TACÓGRAFOS

Bartolomé Vargas, Fiscal de Sala Coordinador de Seguridad Vial de la Fiscalía General del Estado, se ha propuesto acabar con las manipulaciones de los tacógrafos y para ello ha enviado un oficio a la Guardia Civil y a los responsables de tráfico de las policías autónomicas de Cataluña, País Vasco y Navarra, para que en las inspecciones en carretera los agentes de estos cuerpos persigan y califiquen como delito penal la manipulación de los dispositivos que controlan los tiempos de conducción y descanso de los transportistas.

El objetivo de la Fiscalía es que este tipo de comportamientos dejen de estar castigados con una simple denuncia administrativa, de forma que cuando sean detectados los agentes comiencen la instrucción del correspondiente atestado argumentando la existencia en dichos casos de un delito de falsedad en documento oficial.

Esta nueva calificación delictiva tiene su base jurídica en una reciente sentencia del Tribunal Supremo, que con su decisión fija criterio al condenar a seis meses de cárcel a un camionero que había manipulado deliberadamente el tacógrafo de su camión.

Hasta el momento “trucar” los dispositivos de control ha tenido consideración de infracción administrativa muy grave contra la normativa de transportes, calificación que supone una sanción económica de 4.000 euros, que en algunos casos se complementa con la pérdida de seis puntos en el carné de conducir, pero todo apunta a que las cosas van a cambiar a partir de ahora.

Lo que propone Bartolomé Vargas es que este tipo de infracciones sean denunciadas como delitos, lo que significa que los transportistas que sean acusados de manipular los tacógrafos de sus vehículos se enfrentarán al correspondiente proceso judicial por falsedad en documento oficial, lo que se traduce en que puedan ser condenados a penas que oscilan entre seis meses y tres años de cárcel.

El pasado mes de febrero, y basándose en la sentencia del Tribunal Supremo, una patrulla de la Guardia Civil de Tráfico ya imputó por este motivo en Galicia a un camionero que circulaba por la A-6. Durante el control los agentes detectaron que el camión circulaba con el tacógrafo manipulado, por lo cual la denuncia que habría sido administrativa hasta ese momento ya se convirtió en una denuncia por vía penal.

Seguro para camiones

TERRÁNEA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *